NUEVE MALAS DE PELÍCULA CON ARMARIOS DE CINE

2014-angelina-jolie-malefic

Femme fatales, mujeres celosas, infieles, trastornadas, crueles, ladronas, asesinas, villanas… la lista de las malas de película es tan larga que para mí sería imposible enumerarlas a todas.

En muchísimas ocasiones el cine ha envuelto a las perversas con una belleza perturbadora cuidando al milímetro cada detalle: miradas, poses, sonrisas, peinados… Pero en la construcción del personaje juega un papel fundamental el diseño de vestuario. La ropa forma parte de su carácter, es capaz de situarla en un estatus social y la hace parecer seria o divertida, sensual, mojigata o moderna. Es decir, va preparando al espectador para lo que va a venir.

No siempre es así, sólo son hermosas aquellas malas que por guión tengan la obligación de despistar al público: pareciendo cándidas al principio o resultando al final ser más vulnerables de lo que nos hicieron creer. Y por supuesto siempre lo son cuando deben enamorar al o a los protagonistas.

1. Flesh and the devil, traducida como El Demonio y la Carne, es una película perteneciente al cine mudo rodada en 1926. Cuenta las pasiones y traiciones amorosas de la aristócrata Felicitas, interpretada por Greta Garbo, y dos grandes amigos: los oficiales Leo von Harden (John Gilbert) y Ulrich von Eles (Lars Hanson). Un marido muerto en un duelo, dos amigos que se retan y una carga erótica digna de mención para la época.

1926-greta-garbo-el-demonio

1926-greta garbo el demonio y la carne Flesh and the Devil

El diseño de vestuario, a cargo de André-ani, nos deja claro que estamos ante una elegantísima mujer moderna de la alta sociedad. Sombreros, pieles y vestidos de seda y muselina cortados al bies, la novedosa técnica inventada por Madeleine Vionnet, dieron a la actriz el halo de divismo y erotismo necesarios para convertirla en objeto de deseo dentro y fuera de la pantalla.

2. Laura es una película de misterio de 1944 en la que una seductora mujer, Gene Tierney, es aparentemente asesinada. La protagonista obsesiona con su belleza a todos los hombres que se le acercan: el policía encargado del caso, un perturbado escritor y periodista y su prometido, un cautivador gigoló.

1944-Gene-Tierney-de-Laura2

1944-Gene-Tierney-Laura

A cargo del diseño de vestuario está Bonnie Cashin, pionera en la introducción del ‘ready to wear’ en América. La sofisticación y modernidad del personaje de Laura se consigue con un vestuario más ligero y menos hecho a medida que el de otras protagonistas femeninas de la década de los cuarenta. Prendas como la chaqueta-kimono, los pantalones palazzo o la falda lápiz me hacen dudar del año en que se filmó esta película.

3. The Killers, aquí traducida como Forajidos, se rueda en 1944. Cuenta con una de las actrices que mejor encarnó eso de la femme fatale, Ava Gardner en el papel de Kitty Collins. Durante la investigación del asesinato de El Sueco (Burt Lancaster) se descubre que éste formó parte de una banda de ladrones, que huyó con el botín y también se fue con la chica del jefe. Kitty Collins, por supuesto. Su vestuario, a cargo de Helen Colvig, es fiel reflejo de la clásica ‘Vamp’ y su estilismo estrella un clásico de la época que nos recuerda a la Rita Hayworth de Gilda.

1946-Ava-Gardner-the-Killer

4. Pero no me conformo con una sola Ava Gardner. En Mogambo, la película de 1953 en la que comparte protagonismo con Grace Kelly, estamos ante un triángulo amoroso entre una divertida morena de turbio pasado, Eloise Kelly, una mojigata y gélida rubia casada llamada Linda Nordley, y un galán y cazador profesional, Víctor Marswell (Clark Gable). Los celos serán parte del argumento, pero aquí lo que importa es que ‘la chica buena’ es la que hace pasar un mal rato a ‘la mala’, quien finalmente resulta tener una personalidad frágil.

1953-ava-gardner-mogambo5

El vestuario fue diseñado por Helen Rose quien, además de su trabajo en el cine, diseñó el vestido de una de las bodas de Elizabeth Taylor. Las actrices protagonistas aparecen vestidas con ropa muy similar, pero Ava Gardner se remanga, se levanta los cuellos y se coloca los pañuelos de una manera distinta a su rival en la pantalla resultando más sensual y mundana.

5. Con Bonjour Tristesse me voy a la Riviera Francesa de 1958. Cécile, interpretada por Jean Seberg, es una joven algo perturbada que por temor a perder a su padre, se vuelve loca de celos. La historia nos cuenta cómo la adolescente hace la vida imposible a Anne Larson, (Deborah Kerr), quien parece que se va a convertir en la nueva esposa de Raymond (David Niven).

1958-jean-sebergs-style-bon

Los encargados del diseño de vestuario, Hope Bryce y May Walding, vistieron a las protagonistas con ropa de Givenchy, quien antes se había encargado de hacer que Audrey Hepburn brillara en Una Cara con Ángel y después en Desayuno con Diamantes. El vestuario transforma a Jean Seberg y a Deborah Kerr en dos mujeres con muchísima clase. La primera en versión desenfadada y la otra en un estilo mucho más comedido.

6. Belle du Jour, de 1967, cuenta la historia de Séverine (Catherine Deneuve), una mujer con una doble vida. Es la casta y frígida esposa de un cirujano con quien goza de un estatus acomodado y un hogar aparentemente perfecto. Pero sus fantasías eróticas, de las que no es capaz de disfrutar, la llevan a ofrecer sus servicios en una casa de citas. Ejerciendo de prostituta se ve obligada a realizar todo tipo de prácticas sexuales.

1967-Catherine-Denueve-Belle-du-Jour-YSL-Dress

1967-Catherine-Denueve-Bell

El diseño de vestuario corresponde a Hèlén Nourry quien, acertadamente, viste a la perfecta Séverine con ropa austera pero carísima de Yves Saint Laurent, con el estilo que corresponde a su papel de burguesa. Vestidos camiseros y de líneas geométricas, un abrigo o un trench que revelan las formas pero nunca se ciñen al cuerpo y un colorido neutro reflejan el profundo caos sexual de la protagonista.

7. Bonnie and Clyde. En 1967 se llevan al cine los atracos y tiroteos de la pareja formada por Bonnie Parker y Clyde Barrow. Los protagonistas, Faye Dunaway y Warren Beatty forman parte de este club de guapos muy guapos y malos muy malos. El personaje de ella es el de una aburrida chica de pueblo que decide acompañar al delincuente en sus correrías.

1967-faye-dunaway-bonnie-cl

faye-dunaway-bonnie-clyde

El diseño de vestuario es de Theadora Van Runkle, nominada al Oscar por este trabajo y por otras dos películas más: El Padrino II y Peggy Sue se casó. La ropa de la Bonnie de la película es bastante fiel a la del personaje original: suéters, faldas lápiz, vestidos evasés, gabardinas ceñidas a la cintura, pañuelos al cuello y una boina de medio lado son las señas de identidad de este icono del cine y de la moda.

8. Body Heat, aquí traducida como Fuego en el Cuerpo, es una película de 1981. La bellísima, inquietante y misteriosa Matty Walker, a la que da vida la mejor Kathleen Turner, convence a su amante (interpretado por William Hurt) para matar a su rico marido. Una atmósfera asfixiante, momentos de sexo salvaje y una mujer manipuladora son ingredientes suficientes para que un hombre sea capaz de asesinar.

1981-Kathleen-Turner-fuego-

El diseño de vestuario es de Renié (Renie Conley), una mujer que trabajó desde los años treinta para actrices de los mejores estudios: Paramount, Metro Goldwyn Mayer, RKO y 20th Century Fox. Nominada cinco veces, consiguió el Oscar por Cleopatra. La ropa de la protagonista es elegante y refinada, nada revela su personalidad y sus planes. Un diez para el vestido blanco camisero.

9. Maléfica. Es una villana, una bruja, una mala que se ha ganado su derecho, como la madrastra de Blanca Nieves (con Charlize Theron, Julia Roberts y Maribel Verdú) o Cruella de Vil (con Glenn Close), a que la lleven al cine. Se estrena el próximo día 30 de mayo y, de la mano de Angelina Jolie, conoceremos la vida de la mujer que mandó dormir 100 años a la Bella Durmiente.

2014-angelina-jolie-malefic

El diseño de vestuario se lo debemos a Anna B. Sheppard, aunque la propia Angelina ha participado en su diseño. La imagen de la bruja recuerda a una especie de buitre negro cornudo, lo que impidió grabar las escenas infantiles de la Bella Durmiente con ninguna pequeña que no fuera su hija Viviene.

Todas las niñas lloraban al ver a la actriz con ese maquillaje y esos cuernos salvo Viviene que, a pesar del trabajo de caracterización, la reconoció como su madre.

Sincerely. Adela Leonsegui*

 

 

 

 

 

 

 


2 comentarios on “NUEVE MALAS DE PELÍCULA CON ARMARIOS DE CINE”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s