EL COLOR DE GUCCI

Dicen los diseñadores que cualquier cosa puede inspirar una colección.

Cuando ví el vídeo dirigido por Houmam Abdallah para la canción The Rip Tide del grupo Beirut, me pareció de lo más inspirador.

Eso mismo debió pensar Frida Giannini al plantear la colección de Gucci de primavera/verano 2013. Disfrutemos del vídeo y luego seguiremos con Gucci.

Además de la femineidad que respira el desfile, que es evidente por las sedas, los largos volantes, las transparencias, los escotes de vértigo y el joyerío tan maravilloso que, aunque se utiliza en pocas salidas, es muy protagonista, lo que viene inmediatamente a los ojos es el color, como en el vídeo.

El blanco deslumbrante del sol al medio día, cuando está en lo más alto

y luego, también como en el vídeo, un arcoíris de color que se transforma en lluvia de tinta azul

y de diferentes tonos de verde

y de un rosa muy vivo

que se apaga hasta llegar a coral

de tinta amarillísima

y turquesa

Y, por último, un fundido en negro que avisa del fin

Yo no sé si ha sido así, pero ahora que lo pienso, podría ser…

Sincerely. Adela Leonsegui*


LONDON MAIL

El sistema tradicional de franqueo es el realizado a través de sello postal, esto no es más que un comprobante de pago previo de los envíos efectuados por correo en forma de etiqueta. (correos.com)

Antes de la existencia del sello, el importe del correo lo pagaba el destinatario y dependía de la distancia recorrida, no del peso del paquete. El sello nace dentro de la reforma postal realizada por James Chalmers y Rowland Hill.

La leyenda cuenta que en el año 1835 el profesor inglés Rowland Hill viajaba por Escocia, entró en una posada a descansar y ocurrió lo siguiente: vio cómo el cartero de la zona entraba en la casa y entregaba una carta a la posadera.

Ella tomó la carta en sus manos, la examinó atentamente y la devolvió al cartero alegando: Como somos bastante pobres no podemos pagar el importe de la carta, por lo que le ruego que la devuelva al remitente.

Al oír aquello, Hill movido por la generosidad ofreció al cartero el importe, pues no quería que por falta de dinero se quedara la mujer sin saber las noticias que le pudieran llegar.

El cartero cobró y entregó la carta a la posadera. La posadera recogió la carta y la dejó sobre una mesa sin preocuparse en absoluto de su contenido.

Luego se volvió al generoso huésped y le dijo con amabilidad: Señor, le agradezco de veras el detalle que ha tenido de pagar el importe de la carta. Soy pobre, pero no tanto como para no poder pagar el coste de la misma. Si no lo hice, fue porque dentro no hay nada escrito, sólo la dirección.

Mi familia vive a mucha distancia y para saber que estamos bien nos escribimos cartas, pero teniendo cuidado de que cada línea de la dirección esté escrita por diferente mano. Si aparece la letra de todos, significa que todos están bien. Una vez examinada la dirección de la carta la devolvemos al cartero diciendo que no podemos pagarla y así tenemos noticias unos de otros sin que nos cueste un penique.

Y ese es el mantra que he sacado de esta historia: sin que nos cueste un penique, sin que nos cueste un penique

Un particular homenaje al desfile de Mary Katantzou y a su sello personal.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LONDON SHINING

Para mí es inevitable derretirme ante el talento de Christopher Bailey quien, dando un salto mortal, ha presentado hoy para Burberry Prorsum una colección sorprendentemente brillante, entendiendo por tal que desprende luz. La lejana figura de una modelo vestida con capa de un blanco inmaculado, no presagiaba los destellos metálicos que iluminarían el desfile.

El protagonismo del desfile es para dos extremos antagónicos: la figura XXS y la XXL, minishorts, mini-capas, extra-mangas, extra-hebillas, drapeados milimétricos, la aparente ausencia de peinado y como único maquillaje el abundante rojo de labios. O todo o nada.

Lo exigüo

Frente a lo excesivo

La anchura

Frente a la estrechez

La abundancia

Frente a la escasez

O la milagrosa mezcla de ambos

El dominio absoluto del patrón.

Para disfrutar del Londres más brillante: Burberry S/S13 Womenswear Show »

Sincerely. Adela Leonsegui*


LONDON KITCH

Lo que tiene de peculiar septiembre, en cuestión de moda, es que los escaparates están llenos de ropa para el otoño/invierno que se aproxima y las pasarelas de ropa para el verano siguiente. Esta incongruencia temporal convierte a quienes vivimos en las cálidas playas del sur en la gente más moderna de la próxima temporada, pues aún nos da tiempo a adoptar un estilo que el resto de los mortales empezará a usar el próximo año.

Ahora estamos en la fashion week de Londres, se supone que lo más moderno de lo moderno, y lo es. Londres es la vanguardia, lo imposible, el extremo, sirve de inspiración pero en muchas ocasiones lo que vemos es difícil de poner, al menos los looks completos que la pasarela propone.

Aún así hay cosas más templadas, dentro de la modernidad hay diseñadores que plantean colecciones absolutamente ponibles, incluso ¡sorpresa! prendas que, de nuevo, quienes vivimos en las cálidas playas del sur hemos usado desde que éramos chicos (me encanta esa expresión).

No me extenderé en las cangrejeras (power), porque para eso está el boss, Pepe Landi, quien sigue su blog lo leyó hace un par de veranos, exactamente en junio de 2010, para quien no, aquí dejo el enlace   http://www.lavozdigital.es/cadiz/v/20100627/opinion/cangrejeras-power-20100627.html (hoy http://www.lobeli.net/), y porque bastante se han extendido Clements Ribeiro para el verano de 2013.

Negras

Transparentes

Rojas

Plata brillante

Pues eso, la gente moderna de las cálidas playas del sur venimos usando este calzado desde que me alcanza la memoria, de pequeños como una cruz, de adultos como una victoria de lo kitch sobre el buen gusto.

En fin, quien las tenga que no se las quite y quien no, que se las agencie, son comodísimas y si las encuentras todavía seguro que están a precio de saldo.

Sincerely. Adela leonsegui*


ILUSTRADORES ILUSTRES

Cuando la fotografía era un lujo, cuando no existían las kodak, ni las canon, ni las polas (en eso la segunda década del XXI, se parece a la del XX porque ya han desaparecido), ni se pensaba en la era digital, la moda se mostraba con dibujos hechos a mano.

En un mundo en el que la comunicación no iba por megas ni número de descargas, la manera de asomarse a él era a través de las revistas y éstas daban luz al entendimiento mediante ilustraciones.

Todo empezó con el francés Paul Iribe, que trabajó con Paul Poiret. Era casi un hombre del renacimiento: dibujante de publicidad, interiorista, caricaturista, diseñador de mobiliario, de tejidos, de joyas, de vestuario para el cine, escenógrafo y por supuesto, ilustrador.

Paul Iribe. 1883-1935

Poiret también trabajó con el ruso George Barbier, otro multitalento que había publicado representaciones de los ballets rusos, también ilustró libros, entre otros Las Amistades Peligrosas. Se le considera como el gran ilustrador del Art Decó y entre sus aportaciones está la pantera de cartier.

George Barbier. 1882-1932

Siguiendo la estela del Art Decó encontramos al francés André Edouard Marty, éste en sus ilustraciones para la Gazette Du Bon Ton solía representar escenas de una vida perfecta. También ilustró otras revistas como Vogue, Vanity Fair y House & Garden. Además de ilustrar la moda de Poiret trabajó con otros diseñadores como Jeanne Lanvin o Perrin

André Edouard Marty. 1882-1974

Más artistas para Poiret, el francés George Lepape, con quien elaboró el album Les choses de Paul Poiret vues por George Lepape, del que, por su elevado coste, se imprimieron muy pocos ejemplares.

George Lepape. 1887-1971

Otro descubrimiento de Poiret fue el ruso Roman Petrovich Tyrtov, Erté. Era un verdadero artista que decía de su obra: no conoce el realismo, es la expresión de los sueños… y realmente siempre hizo lo que quiso, representar sus sueños.

Roman Petrovich Tyrtov, Erté. 1892-1990

Eduardo García Benito fue el máximo exponente del Art Decó español. Ilustrador de revistas como Gazette Du Bon Ton, Vogue o Vanity Fair, pero además se movía en el círculo parisino de pintores como como Gargallo, Picasso, Gauguin, Juan Gris o Modigliani, dejándose influenciar por ellos. En sus últimos años trabajó más como muralista, retratista y pintor.

Eduardo Garcia Benito. 1891-1979

Contemporáneo de Eduardo García de Benito fue Carlos Saenz de Tejada, también español aunque nacido en Tanger. Las figuras femeninas que ilustraba tenían un aspecto más estilizado y deportivo, que reflejaba el espíritu de la mujer de los años treinta.

Carlos Saenz de Tejada. 1897-1958

El americano John Held fue el pintor de las flappers, los automóviles, la diversión y los bailes, transmitió con fidelidad el estilo de vida de los años veinte.

John Held. 1889-1958

El rechazo inicial a trabajar para Vogue dice mucho del carácter del francés Christian Berard, Bebé. Un humanista abiertamente homosexual en los años 30. Realizó las escenografias de varias películas de Jean Cocteau, entre otras la Bella y la Bestia y la Voz Humana. Ilustró la moda de Coco Chanel, Elsa Schiaparelli y Nina Ricci.

Christian Berard. 1902-1949

La alemana Dörte Clara Wolff, Dodo, era una artista ligada al movimiento Neuen Sachlichkeit  (Nueva Objetividad) surgido tras la Primera Guerra Mundial. Dodo plasmó a la frívola clase alta berlinesa de una forma alegre pero cargada de sátira, retrataba a hombres y mujeres aburridos e insatisfechos, a pesar de tenerlo todo. El estilo Art Decó está presente en las ilustraciones de esa época que terminó con el viernes negro.

Dörte Clara Wolff, Dodo. 1907-1988

El americano Carl Ericson, Eric, ilustrador de Vogue y publicista de la marca de cosméticos Coty, plasmó el life style de los años 40 americanos en cientos de dibujos. Siempre pintaba del natura, es decir, con modelos que posaban para él.

Carl Ericson, Eric. 1891 1958

El conde francés Rene-Bouet Willaumez, como no podía ser de otra manera, trasladaba a Vogue la alta sociedad en la que se movía, primero en París, luego en Estados Unidos. No tenía formación artística, pero su espontaneidad y su forma de dibujar casi expresionista le permitió estar ligado durante años a la editorial Condé Nast.

Rene Bouet Willaumez. 1900-1979

Un italiano en París, Conte Renato Zavagli Riciardelli, René Gruau. Comenzó como diseñador de moda pero se pasó a la ilustración trabajando para revistas como Femina y Marie Claire hasta que en 1947 Chistian Dior le pidió un dibujo para ilustrar la publicidad de Miss Dior y ahí empezó la leyenda. Gruau trabajó también para Balmain, Givenchy, Fath o Balenciaga, además de para Vogue o Madame Figaro.

René Gruau 1909-2004

Un repaso ilustrado de lo que ha sido la historia de la primera mitad del S. XX, no sólo de su moda sino de la mujer, la sociedad (la alta sociedad) y el estilo, el estilazo.

Sincerely. Adela Leonsegui*


BELLEZA HEREDADA

Nacer te toca. Te toca una familia, con una genética, una manera de vivir, de pensar, de actuar y con unos amigos que serán con los que te relaciones mientras creces. Eso marca diferencias importantes.

Las relaciones padre/madre-prole, basadas en el amor, o no, admiten multitud de matices que pueden ir desde la admiración y el respeto, que suele llevar aparejado el deseo por parte de los hijos de imitar actitudes y comportamientos de sus progenitores; hasta el aborrecimiento y la desconsideración, con la consiguiente necesidad de estar lejos de todo lo que recuerde a los padres.

Los dos extremos más alejados del sentimiento filial suelen estar ocupados, sin incluir el apartado de sucesos, por la descendencia de las grandes  fortunas o la de gente con mucha notoriedad y profesiones muy públicas.

No sé cuál será el caso de cada uno de ellos, los hijos de la música (unos del rock & roll, otros del pop, otros del heavy), lo que sé es que son genéticamente envidiables, y tienen, como sus papás y mamás,  profesiones muy mediáticas.

¡Bienvenidos!

Alexandra y Theodora Richards, hijas de Keith Richards (Rolling Stones) y Patti Hansen. Modelos

Amber Le Bon, hija de Simon (Duran Duran) y Yasmin Le Bon. Modelo

Charlotte Gainsbourg, hija de Serge Gainsbourg y Jane Birkin. Actriz y modelo

Claude Simonon, hijo de Paul Simonon (The Clash) y Tricia Ronane. Modelo

Louis Simonon, hijo de Paul Simonon (The Clash) y Tricia Ronane. Modelo

Coco Sumner, hija de Sting y Trudie Styler. Cantante

Elizabeth Jagger, hija de Mick Jagger (Rolling Sones) y Jerry Hall. Modelo

Georgia May Jagger, hija de Mick Jagger (Rolling Sones) y Jerry Hall. Modelo

Jakob Dylan, hijo de Bob y Sara Dylan. Cantante

Liv Tyler, hija de Steven Tyler (Aerosmith) y Bebe Buell. Actriz y modelo

Pixie Geldof, hija de Bob Geldof y Paula Yates. Modelo y Dj

Sara Gilmour, hija de David Gilmour (Pink Floyd) y Virginia “Ginger” Hasenbein. Modelo

Tali Lenox, hija de Annie Lenox (Eurythmics) y Uri Fruchtman. Modelo

Puede que en algún momento prefirieran pasar desapercibidos pero con tanta belleza, salta a la vista que es una de las loterías que les ha tocado, es imposible esconderse y, ya puestos, es muy inteligente sacarle rentabilidad al hecho de ser un hijo de papá y mamá.

Sincerely. Adela Leonsegui*


DIANE SABE LO QUE HACE

Ella es Diane von Füstemberg a la edad en que conoció a su príncipe, Egon de Füstemberg. Tenía 18 años y realmente era un bellezón. Esta mujer belga de padres judíos y extranjeros (ruso el y griega ella), vivió en Suiza, Madrid, Londres, Estados Unidos, París y finalmente, de nuevo, en Estados Unidos.

Está claro que un bagaje así te deja un poso en el alma para toda la vida. Fueron quizá las numerosas maletas que tuvo que hacer y deshacer las que sirvieron de inspiración para lo que se considera su gran aportación a la moda femenina, el llamado wrap dress: el vestido envolvente de seda estampada que hecho un ovillo cabe en cualquier sitio y, además, no se arruga.

Como mujer conquistadora, además del Príncipe Egon, en los años 80 compartió vida con el ríquisimo y guapísimo Alain Elkhan, aunque desde los años 70 mantenía una relación, que terminó en boda en 2001, con el magnate de la comunicación Barry Diller.

Diane von Füstemberg y Barry Diller

En los años 80  los productos de la línea DVF obtuvieron un beneficio de más de mil millones de dólares y durante 4 años la marca se situó en el Top 10 de los mejores negocios dirigidos por mujeres en Estados Unidos.

Por supuesto, pisó bien Studio 54, bailó con todo lo que allí se meneaba, congenió con Dalí, con los Duques de Windsor, con Andy Warhol, ¡como no!, Roy Lichtenstein, Francesco Clemente y muchos, muchísimos más artistas.

Diane von Füstemberg por Francesco Clemente

Ha llegado a sus sesenta y tantos con operaciones poco visibles, es decir, no tiene cara de besugo, conserva sus arrugas, al menos algunas e imagino que todas y cada una de ellas marcan su personalidad, son señal de vida.

Esta no es más que la introducción a su desfile de primavera/verano 2013: una colección muy femenina, con sorprendes combinaciones de color y cierto regusto ochentero. Moda hecha para mujeres por una mujer que sabe lo que le gusta a las mujeres… y a los hombres también.

Sincerely. Adela Leonsegui*