EXCESIVO BALMAIN

red Lurex evening dress in red living room

Una fotografía extraordinaria en una salita excesiva de una mujer excelsa: Diana Vreeland.

Fue la primera editora de moda de la era moderna: poderosa y respetada, transformó las revistas de moda que pasaron de ser una sarta de consejos a un auténtico espectáculo. Editora en Harper’s Bazaar (I love it!) durante casi 30 años y directora de Vogue durante casi 10, fue calificada de despótica, aunque quienes la conocían bien la veían de otra manera. Richard Avedon la definió así: “Lo que presentaba no era lo que era. Prefería ser percibida como frívola. Trabajaba como un perro, pero no quería que se supiera. Vivió para la imaginación, regida por la disciplina, y creó una profesión nueva. Vreeland inventó la editora de moda. Antes eran señoras de sociedad que les ponían sombreros a otras como ellas”.

Leer el resto de esta entrada »


UN JARDÍN EN EL ESTUDIO DE VALENTINO

Maria-Grazia-Chiuri-e-Pierp

Para hacer una colección de primavera/verano un diseñador se puede dar una vuelta por un jardín y encontrar inspiración en colores, degradados, texturas e incluso flores.

Imagino a los “Valentino” (Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli) buscando la iluminación mientras pasean por uno de esos jardines de principios del siglo XX, atravesar la verja de forja llena de filigranas, ver a un lado una celosía por la que trepan las plantas, encontrar por el camino flores pequeñas, algunas diminutas, otras enormes, especies innombrables, llamativas unas, discretas otras, blancas o rojísimas, tan distintas unas a otras y tan inspiradoras.

Leer el resto de esta entrada »


LOS VESTIDOS DE SCARLETT

En su desfile de alta costura para la primavera/verano de 2013 la rusa Ulyana Sergeenko hace un recorrido por una película que cuenta la historia de una bellísima, rica y orgullosa joven, admirada por todos y todas, caprichosa y egoista, enamorada del hombre que se ha comprometido con su prima. En una fiesta en “los doce robles” conoce a un simpático, cínico y apuesto vividor arrogante y aventurero, que sólo piensa en sí mismo, que lo único que desea es hacerse rico y, desde ese mismo día, conquistar el corazón de la hermosa Scarlett.

ulyana_sergeenko24

ulyana_sergeenko1

ulyana_sergeenko21

Ella, está claro, es Scarlett O’Hara, una mujer que sabe manejar a los hombres a su antojo. Está enamorada de Ashley Wilkes y hará todo lo que esté en su mano para conseguir su amor, pero él acaba casándose con Melanie Hamilton. Ella es lo más parecido que tiene Scarlett a una amiga aunque Melanie no sepa que ella no la soporta por estar casada con el hombre que ama. Melanie ve siempre el lado bueno de las personas y piensa que Scarlett no es tan frívola ni indeseable como muchos piensan.

ulyana_sergeenko3

ulyana_sergeenko17

El mundo alegre y despreocupado de fiestas, bailes y banquetes en el que vive desaparecerá al estallar la Guerra de Secesión. Scarlett viaja a Atlanta acompañada de su esclava Prissy y en la ciudad se instala en casa de su tía política Pittypat junto con Melanie. Ambas empiezan a trabajar de enfermeras voluntarias para atender a los heridos de guerra del ejército confederado. Mientras Scarlett a lo hace a disgusto, Melanie es amorosa y atenta con los soldados pues piensa que cualquiera de ellos podría ser su marido.

ulyana_sergeenko23

Pasa el tiempo y en una fiesta para recaudar fondos para la causa rebelde confederada, se reencuentra con Rhett Butler. Se hacen amigos y empiezan a salir juntos, a ir a fiestas, incluso Scarlett piensa que podría estar enamorada de él, aunque luego se niega esa posibilidad, hasta que se llena de celos cuando descubre que Rhett tiene una relación con Belle Watling, la prostituta más famosa de la ciudad.

ulyana_sergeenko27

ulyana_sergeenko6

Atlanta es ocupada por el ejército yanqui, así que después de nacer el hijo de Ashley y Melanie, Scarlett manda a buscar a Rhett y le pide ayuda para escapar. Tras un terrible viaje, exhaustos y aterrados llegan a “Tara” y descubren que la casa no ha sido quemada, pero sí saqueada, casi todos los esclavos han huído y además la madre de Scarlett, Ellen, murió de tifus el día antes de su llegada.

ulyana_sergeenko10

Comienza para Scarlett una dura lucha por sobrevivir. Se convierte en la matriarca, en la jefa de la casa y de la familia, trabaja incansablemente en el campo y obliga a los demás a trabajar tan duro como ella, su personalidad se fortalece y su comportamiento se vuelve cruel y despótico con el único objetivo de salvar a todos del hambre.

ulyana_sergeenko13

ulyana_sergeenko25

Terminada la guerra, los impuestos sobre la plantación de “Tara” alcanzan cifras imposibles y las tierras corren el peligro de ser embargadas. Scarlett acude a Ashley, quien le sugiere que la única persona rica que conoce es Rhett Butler, así que decide utilizar sus encantos para seducirlo y hacer que se case con ella o, sí no lo consigue, convertirse en su amante, pero de cualquier modo conseguir el dinero para salvar a “Tara” y sacar a su familia de la pobreza. Para ello se fabrica un vestido elegante con unas viejas cortinas y se acicala en exceso para evitar que Rhett sospeche que su único interés es su dinero. Rhett está en la cárcel y casi cede a sus encantos, pero en un torpe descuido, Scarlett confiesa sus problemas económicos y tras una discusión, herida y furiosa, se va.

ulyana_sergeenko19

Con artimañas consigue casarse con el viejo Frank Kennedy, de quien su hermana ha estado siempre enamorada y a quien ella desprecia. Se hace cargo de la dirección de los negocios de su marido y consigue hacer mucho dinero. Tras muchos engaños y mentiras, el marido de Scarlett fallece y el día de su entierro Rhett le propone matrimonio, proposición que, a pesar de la oposición de todos, ella acepta de buen grado. La luna de miel es un derroche de riqueza, ostentación y excesos. Rhett la introduce en el mundo de sus amigos ricos de Nueva Orleans, tratando a Scarlett como a una niña consentida.

ulyana_sergeenko5

ulyana_sergeenko20

ulyana_sergeenko11

Scarlett se queda embarazada y da a luz a Eugenia Victoria, a la que todos llamarán Bonnie Blue. Por el cumpleaños de Ashley, Melanie organiza una fiesta sorpresa y pide a Scarlett que lo distraiga en el almacén de madera mientras ella termina los preparativos, entonces entre Scarlett y Ashley se sucede una escena que se presta a ser malinterpretada y que es observada por India (la hermana de Ashley) quien se encarga de que sea conocida por todo el mundo. Rhett y Scarlett tienen una tensa discusión que termina violentamente en el dormitorio de ambos, y aunque al principio Scarlett se resiste, termina cediendo y entregándose con placer al deseo sexual que le produce la agresiva conducta de Rhett.

ulyana_sergeenko26

Después de esa noche Rhett se marcha sin saber que ella se ha vuelto a quedar embarazada. Cuando su marido vuelve, en una nueva discusión le cuenta que está embarazada pero por accidente sufre un aborto que pone en peligro su vida. Rhett se culpa de la desgracia de Scarlett y decide regresar junto a ella, pero su comportamiento ha cambiado y la relación entre ambos sólo se puede calificar de cortés, pero al mismo tiempo ambos son felices con su única hija Bonnie. Nuevas desgracias aparecen en el destino del matrimonio: Bonnie fallece de un trágico accidente mientras trataba de saltar una valla con su caballo y luego Melanie enferma gravemente y también muere.

ulyana_sergeenko2

Rhett dice a Scarlett con palabras hirientes que ahora ella puede tener a Ashley con la bendición de la difunta Melanie (ésta pidió a Scarlett que velara por él) y le dice que ahora ella se puede divorciar para casarse con Ashley. Scarlett grita que no, que está equivocado, pero Rhett se muestra indiferente. Él dice que la confesión de amor de ella llega muy tarde, que piensa marcharse. Scarlett le implora preguntándole: “Si tú te marchas, ¿qué va a ser de mí?”, a lo que Rhett le responde con suave indiferencia: “Francamente querida, me importa un bledo”. Scarlett está segura de que logrará atraer de nuevo a Rhett, irá a “Tara” para pensar en cómo recuperarlo porque, como dice la legendaria frase final de Scarlett, “…después de todo, mañana será otro día”.

ulyana_sergeenko15

Siendo la diseñadora rusa y después de este historión no puedo evitar añadir otra gran frase, la primera de otro novelón, Ana Karenina: “Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. Leon Tolstoi dixit.

Sincerely. Adela Leonsegui*

fotografías de vogue.es


RETRATO DE YVES POR SLIMANE

Ayer fue el último día que en París se exhibían las propuestas de otoño/invierno 2013/2014 para hombre, ya ha empezado la Haute Couture (me froto las manos), pero antes de entrar en faena tengo que hablar del desfile de Saint Laurent.

A Hedi Slimane se le critica por “slimanizar” (me acabo de inventar la palabra pero es muy gráfica) todo lo que toca, pero entiendo que esa es la labor de un director creativo en una casa de moda, de lo contrario bastaría con ir tirando de ayudantes y ayudantes de ayudantes para sacar adelante las colecciones pues son los que han aprendido de los maestros y nada nuevo van a aportar que no sea lo que ellos les han enseñado, así todo seguirá igual por siempre jamás. Pero si pones al frente a alguien con un sello evidente, más aún en el caso de la moda para hombre, entiendo que la firma pretende que se note la marca de quien la dirige, que se lo lleve a su terreno, que haga las cosas a su manera.

Y sí, en el desfile de ayer Hedi Slimane está presente en cada salida, en cada roto y en cada descosido. Volvemos al skinny, al flaco flaquísimo, escuálido y casi esquelético hombre, porque fue lo que dió nombre a Slimane en Dior, porque lo hace muy bien y porque, probablemente, eso sea lo que quieren de él en Saint Laurent.

Un desfile marcado por la silueta slim, en negro oscuro, en negro noche, en negro negrísimo…

ysl-001

ysl-012

ysl-008

ysl-040

ysl-023

ysl-025

…aunque con ciertas concesiones al color, al color gris oscuro casi negro en forma de traje de rayas

ysl-005

Pero también al rojo, al blanco, a los pantalones vaqueros, a los cuadros, a las rayas, a los estampados y al leopardo. A los setenteros tejidos de punto hechos a mano, a las beisboleras y a la piel: a la que cubre y a la que se descubre por las rajas y los boquetes de los pantalones.

ysl-003

ysl-009

ysl-013

ysl-030

ysl-032

ysl-038

ysl-019

 Como novedad, el blanco abrigo de pelo de armiño…

ysl-041

… y algunas chicas en el casting, la señal inequívoca del carácter unisex que quiere dar a la ropa que diseña. Nada es casual: ellas compran mucho para ellos y si además pueden usar la ropa que les compran, tanto mejor.

ysl-036

ysl-042

ysl-002

ysl-006

Seguramente dirán que es egocéntrico, que se ha hecho un homenaje a sí mismo, que el desfile es idéntico a lo que ya hizo para Dior homme en 2007, puede ser; que la marca Slimane está más presente que la marca Saint Laurent, no lo pongo en duda, pero igual nadie se plantea que es el mejor retrato que, en su primer desfile para hombre en la casa, puede hacer del propio Yves:

el flaco entre los flacos

01_yves_saint_laurent_pour_homme

y de negro, siempre de negro

Yves-Saint-Laurent-1969-Photografia-de-Jeanloup-Sieff1

Repito, nada es casual.

Sincerely. Adela Leonsegui*

fotografías de wwd


VESTIDAS DE LLADRÓ

Future Perfect. Lladró

Future Perfect. Lladró

Future Perfect. lladró

Future Perfect. Lladró

Future Perfect. lladró

Future Perfect. Lladró

Leandro Cano es un jienense que triunfa en Berlín. El pasado mes de julio ganó el premio “designer for tomorrow”, un concurso de jóvenes diseñadores patrocinado por Marc Jacob, gracias al cual ha podido presentar su colección “Animas” en la Fashion Week de Berlín.

Dice Leandro Cano que se inspira en las imágenes de su infancia, y yo añado que de la suya y de la de todos lo que hemos convivido en España con la cerámica de los años 70: las lámparas con flores, los caballitos blancos, los cisnes, los perros… y, por supuesto, el mundo Lladró.

La cerámica de Lladró dió un giro a su imagen cuando fichó al diseñador Jaime Hayón, pero lo cierto es que en el imaginario de la mayoría de la población lo que perdura es la idea de una cerámica blanca y muy afectada, figuritas cursis de enamorados, bailarinas, mariposas, flores, madres, pastorcitas y otras alegorías del remilgo.

Fairies. Lámpara de Lladró

Fairies. Lámpara de Lladró

Viendo el desfile me parece un milagro, pues utilizando el mismo lenguaje consigue decir algo muy distinto. Es moderno, atrevido, osado, fresco, divertido, nuevo, desprovisto de cualquier tipo de caspa y casi tan insolente con la cerámica como en su día lo fue el propio Hayón.

Plástico, piel, lana, algodón, seda y cerámica en blanco, rojo y flores. Formas impensables, volúmenes imprevistos, jarrones imposibles.

Leandro+Cano+Show5

Leandro+Cano2

Leandro+Cano4

Leandro+Cano3

Leandro+Cano8

Leandro+Cano7

Leandro+Cano6

Leandro+Cano13

Leandro+Cano12

Leandro+Cano14

Leandro+Cano5

Leandro+Cano11

Leandro+Cano10

Un desfile soberbio, una fábula, un cuento, una leyenda con criaturas sobrenaturales incluidas, que da sentido al título de “designer for tomorrow”.

Enhorabuena.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LOS CHICOS DEL JAZZ


El Cotton Club era aquél club de Jazz que en Harlem, el barrio negro de Manhattan, allá por los años 20 prohibía su entrada como clientes a los afroamericanos, pero cuyos principales artistas fueron Duke Ellington, Louis Armstrong, Nat King Cole, Cab Calloway, Billie Holliday o Ella Fitzgerald, es decir, músicos negros.

Dsquared2, en su desfile otoño/invierno 2013/2014 hace un evidente homenaje al Cotton Club y a los grandes músicos negros del Jazz. Un desfile que toma como referente la indumentaria masculina de los años 20, una época en la que en cuestión de moda también los hombres se liberaron, y con un casting de modelos que no sólo insinúa, alude directamente a los maestros del Jazz.

He incluido la canción  It Don’t Mean a Thing (If It Ain’t Got That Swing) cantada por Ella Fitzgerald pero remaxterizada, es decir, traída al siglo XXI, algo similar a lo que han hecho los diseñadores.

La ropa del hombre de esa época tenía elementos característicos:

Eran casi obligatorios el sombrero y los tirantes. Los pantalones podían ser muy anchos (Oxford Bag) o estrechos, cortos y con vueltas en el bajo, para que se vieran los calcetines. Estaban muy presentes las referencias a los uniformes militares en colores, tejidos e incluso formas, la primera guerra aún estaba demasiado cerca.

Johnny Hodges. Saxofonista de la banda de Duke Ellington

Johnny Hodges. Saxofonista de la banda de Duke Ellington

01-dsquared2-002

04-dsquared2-025

Eran muy ususales las pajaritas y las camisas con pechera de smoking, el traje de noche para el hombre de la época. También se convirtió en un clásico usar chalecos, ya fuera con chaqueta o sin ella.

Cab Calloway

Cab Calloway

04-dsquared2-031

05-dsquared2-007

06-dsquared2-024

La ropa deportiva sale a la calle, los sueters se hacen populares. En cuanto al estilo de las chaquetas, suelen ser cruzadas y se abrochan altas. Las solapas eran o muy grandes o estrechísimas, no había términos medios.

Louis Armstrong

Louis Armstrong

08-dsquared2-018

16-dsquared2-014

11-dsquared2-021

14dsquared2-017

17-dsquared2-005

Era habitual ver a hombres con abrigos de paño e incluso de piel, con chaquetas de terciopelo e incluso con batines (en el cine los mafiosos de la época de la Ley Seca siempre tienen, al menos, dos de estas tres prendas).

Duke Ellington

Duke Ellington

23-dsquared2-020

28-dsquared2-009

30-dsquared2-001

12dsquared2-016

31-dsquared2-023

29-dsquared2-010

20-dsquared2-032

32-dsquared2-030

Y debajo la ropa interior: las camisetas y calzoncillos que ahora se utilizan como ropa exterior.

33-dsquared2-043

Una lección de moda de principios del siglo XX y una lección de anatomía del portentoso físico que se gastan los chicos del jazz.

Sincerely. Adela Leonsegui*

fotografías de wwd


EMPOLLONES VESTIDOS DE PRADA

El mobiliario diseñado por Rem Koolhaas y la ropa por Miuccia Prada. Promete.

Lo hemos visto en el desfile de Prada hombre para otoño/invierno 2013-2014 y no defraudan ni el uno ni la otra.

Un escenario reproduce un mundo entre futurista y retro, una casa decorada con muebles que bien podrían pertenecer a un “geek” (algo así como un freak de la tecnología y la informática) pasado por el filtro de los años setenta.

En cuanto a la ropa, se ha recreado exactamente lo mismo. Prada trae de los 70’s colores como beige, burdeos, azulón, verde agua, azul plomo, azafrán y mostaza; cuadros medianos, pequeños y milimétricos; jerseys de rayas, como si estuviera hecho a mano con restos de lanas; grandes zapatos, casi ortopédicos; pantalones que se han quedado cortos ¿por el estirón?. Todo mezclado con los pelos de quien está recién levantado, se ha vestido a toda prisa y ha olvidado colocarse bien el cuello de la camisa. Un empollón que sólo necesita sus gafas para andar por el mundo y un enorme gato en el alféizar de la gran ventana.

Todo magistralmente barajado para que resulte creíble y armonioso.

Sincerely. Adela Leonsegui*