LONDON MAIL

El sistema tradicional de franqueo es el realizado a través de sello postal, esto no es más que un comprobante de pago previo de los envíos efectuados por correo en forma de etiqueta. (correos.com)

Antes de la existencia del sello, el importe del correo lo pagaba el destinatario y dependía de la distancia recorrida, no del peso del paquete. El sello nace dentro de la reforma postal realizada por James Chalmers y Rowland Hill.

La leyenda cuenta que en el año 1835 el profesor inglés Rowland Hill viajaba por Escocia, entró en una posada a descansar y ocurrió lo siguiente: vio cómo el cartero de la zona entraba en la casa y entregaba una carta a la posadera.

Ella tomó la carta en sus manos, la examinó atentamente y la devolvió al cartero alegando: Como somos bastante pobres no podemos pagar el importe de la carta, por lo que le ruego que la devuelva al remitente.

Al oír aquello, Hill movido por la generosidad ofreció al cartero el importe, pues no quería que por falta de dinero se quedara la mujer sin saber las noticias que le pudieran llegar.

El cartero cobró y entregó la carta a la posadera. La posadera recogió la carta y la dejó sobre una mesa sin preocuparse en absoluto de su contenido.

Luego se volvió al generoso huésped y le dijo con amabilidad: Señor, le agradezco de veras el detalle que ha tenido de pagar el importe de la carta. Soy pobre, pero no tanto como para no poder pagar el coste de la misma. Si no lo hice, fue porque dentro no hay nada escrito, sólo la dirección.

Mi familia vive a mucha distancia y para saber que estamos bien nos escribimos cartas, pero teniendo cuidado de que cada línea de la dirección esté escrita por diferente mano. Si aparece la letra de todos, significa que todos están bien. Una vez examinada la dirección de la carta la devolvemos al cartero diciendo que no podemos pagarla y así tenemos noticias unos de otros sin que nos cueste un penique.

Y ese es el mantra que he sacado de esta historia: sin que nos cueste un penique, sin que nos cueste un penique

Un particular homenaje al desfile de Mary Katantzou y a su sello personal.

Sincerely. Adela Leonsegui*


6 comentarios on “LONDON MAIL”

  1. ana dice:

    Qué preciosidad de historia, Adela! Casi tanto como esos vestidos ‘franqueados’ en origen!
    Sin que nos cueste ni un penique! Besines, linda!

  2. Javi. dice:

    Guau! London Mail, la mejor tercera parte de una saga desde Harry Potter y el prisionero de Azkaban 🙂

  3. Janae dice:

    A person essentially help to make significantly articles I’d state. This is the first time I frequented your website page and thus far? I amazed with the analysis you made to create this actual put up incredible. Excellent job!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s