EL BOSQUE ANIMADO

El principio de una colección es encontrar un concepto.

Sin concepto, sin un hilo conductor de la historia que vas a contar a través del vestido, no hay nada, sólo una serie de trajes inconexos, mejor o peor hechos, de mejor o peor gusto, pero no es una colección.

En las grandes pasarelas es fácil ver buenas colecciones y, en ocasiones, colecciones perfectas como esta.

Giambattista Valli, haciendo malabares con el patronaje en su colección de alta costura para el invierno 2012/2013, ha creado un bosque lleno de flores, de plantas, de mariposas, ninfas, escarabajos y hojas.

Es el realismo mágico de las novelas de Gabriel García Márquez, el bosque animado, el sueño de una noche de verano.

Y vendrán muchas noches y muchas flores.

Y leyendo a Victor Hugo me despido.

Muere el día en verano. De sus flores cubierto,

vierte el campo a lo lejos un perfume embriagante.

Con los ojos cerrados y el oído entreabierto,

dormimos en un sueño más claro y fascinante.

Sincerely. Adela Leonsegui*