PURO SURREALISMO

El surrealismo se restablece de su letargo.
Empezó a recuperarse con las conversaciones imposibles del MET entre Schiaparelli y Prada, luego con la reapertura de la casa de Elsa Schiaparelli, reina del surrealismo en lo que a moda se refiere y, finalmente, con el relanzamiento de su firma.

Maison Schiaparelli. París, 2012

Diseño de Elsa Schiaparelli en colaboración con Jean Cocteau. 1937

La casa Lanvin se acerca al surrealismo de Dalí en una colección de joyas que recuerda, y mucho, a las diseñadas por el genio (y figura hasta la sepultura) entre 1941 y 1979

Joyas diseñadas por Salvador Dalí

Lanvi o/i 2012-2013

Hoy 21 de noviembre se inaugura, en el Centre Pompidou de París, la exposición sobre la obra de Salvador Dalí, quien decía de sí mismo: “surrealismo soy yo”.

Salvador Dalí. Bigote Infinito

Tratando de definir el surrealismo, Bretón dijo «…Surrealismo: Puro automatismo psíquico, por medio del cual se intenta expresar, verbalmente o por escrito, o de cualquier otro modo, el proceso real del pensamiento. El dictado del pensamiento, libre de cualquier control de la razón, independiente de preocupaciones morales o estéticas…»

Es el movimiento de lo irracional y de lo inconsciente. Curiosamente la lógica se impone, era cuestión de tiempo que el surrealismo se pusiera de moda en un momento en que los sueños son el único consuelo que nos queda.

Sincerely. Adela Leonsegui*