UNA DE CAMBIOS

Si continúas haciendo siempre lo mismo, obtendrás siempre los mismos resultados; para conseguir algo nuevo, debes hacer algo diferente, Albert Einstein dixit.

Pero cambiar no es dar a la tecla del mando, suele ser un proceso que, sólo de pensarlo, resulta difícil, duro y en ocasiones doloroso. Lo primero que acecha es la duda, no sabemos si lo nuevo va a ser mejor, lo que está claro es que va a ser distinto; además hay que abandonar el lugar en el que te has acomodado para enfrentarte a lo desconocido donde, en principio, no sabemos cómo manejar las cosas.

Sí, hay muchas dificultades sólo en el proceso de pensar en el cambio pero, igual que ocurre con muchas otras actividades diarias, es más abrumador pensarlo que hacerlo.

Lanzarse. Lo único que hay que hacer es dar el salto.

Hay gente muy experta que te enseña cuáles son los pasos, cómo hay que actuar, te ayudan incluso a hacer tu propio cambio, pero así, a grandes rasgos y aplicando el sentido común, un cambio requiere en primer lugar observar que existe una dificultad o problema, tomar la decisión de hacerlo desaparecer y dar los pasos necesarios para poner soluciones. De toda esta reflexión lo más complicado es observar que tenemos un problema y, en segundo lugar, que está en mí provocar los cambios.

La responsabilidad es más difícil de asumir incluso que la culpa. Puedo ser causante de algo, tengo la culpa, es objetivo, pero siempre puedo excusarme. Pero ser consciente, reconocer y aceptar las consecuencias que puedan tener mis actos es otra cosa y en el proceso del cambio la responsabilidad tiene un papel importante.

Cuando has reconocido la existencia de un problema y pones en marcha una solución, lo siguiente es tener éxito. Para ello hay que rodearse de buenos consejeros, buenos ejecutores y que el viento sople a favor.

Nieves Álvarez

Nieves Álvarez

Nieves Álvarez, paso a ser la Top Model española cuando se cortó el pelo. Una decisión  que a muchas mujeres nos cuesta, pero que si funciona lo hace muy bien. Como decía, buen asesoramiento y buena ejecución que en este caso hizo que el viento soplara a su favor.

Otro cambio que dió buen resultado: el corte de pelo que Vidal Sassoon hizo a Mia Farrow en la película “La semilla del diablo” los convirtió en leyenda a él, a ella y a la película

Mia Farrow

Mia Farrow

Otra mujer convertida en icono gracias a un corte de pelo, a una película, al final de la escapada y un partenair de lujo, Jean-Paul Belmondo, es jean Seberg.

Jean Seberg

Jean Seberg

Jean Seberg

Jean Seberg

Anne Hathaway, una chica guapa, de melena cobriza y ondulada, con éxito, gran sonrisa y enormes ojos, pero podría ser cualquier chica mona.

Anne Hathaway

Anne Hathaway

Anne Hathaway después de su corte de pelo. A todo lo anterior ha añadido clase, estilo y distinción.

Anne Hathaway

Anne Hathaway

El mismo resultado consiguieron otras antes y después. Uno de los más conocidos, el de Linda Evangelista, aunque nunca tuvo temor al hecho de cambiar de imagen.

Linda Evangelista

Linda Evangelista

Linda Evangelista

Linda Evangelista

Jessica Chastain

Jessica Chastain

Jessica Chastain

Jessica Chastain

Ronney Mara

Rooney Mara

Rooney Mara

Rooney Mara

Michelle Wiliams

Michelle Williams

Michelle Williams

Michelle Williams

Cuando se es diferente, como Tilda Swinton, lo mejor es potenciar tu diferencia, no tratar de ser como los demás, se nota demasiado que es impostado y, encima, no te hace destacar. La vemos tratando de ser una más…

Tilda Swinton

Tilda Swinton

… sin conseguirlo. Y la vemos como es, sobrenatural

Tilda Swinton

Tilda Swinton

Hay otros cortes que también van acompañados de color y que han hecho mucho por la carrera de algunas mujeres. De morena a rubia rubia o a pelirroja roja.

Stella Tennant

Stella Tennant

Stella Tennant

Stella Tennant

Karen Elson

Karen Elson

Karen Elson

Karen Elson

Cambios, a veces son necesarios y otras sólo apetecibles. A veces te cambian la vida y otras sólo tu pelo.

Sincerely. Adela Leonsegui*


OSCARS 2012. RED CARPET

Hoy toca lo que toca, el análisis a los vestidos de los oscars.

Yo me voy a quedar con unas cuantas, unas estupendas, otras poco acertadas o mejorables y las que fueron en su línea, horrorosas.

Primero las estupendas:

Michelle Williams. Nada más verla dije bien! Louis Vuitton. El modelazo me encantó, juvenil sin ser ñoño y moderno sin pasarse.

Gwyneth Paltrow. Ella se dijo: yo acierto y se fue a por un Tom Ford. Gran acierto

Rooney Mara. Se vistió de Givenchy y también acertó, creo que le va muy bien a ella y a su personaje

Esperanza Spalding. El mejor pelo, sin duda

Las mejorables

Jessica Chastain de Mc Queen. Bien pero creo que hubiera elegido otro modelo para ella

Esta es mi elección

Angelina Jolie. Muy guapa de Versace, como siempre, pero lo de la pose no lo entiendo

Emma Stone. Guapina de Giambattista Valli, pero demasiado parecida a Nicole Kidman y un poco envejecida con ese moño

Penélope Cruz. De Armani. Ni siquiera me pareció ella. El peinado no le sentaba nada bien y el vestido muy aburrido, la hubiera vestido de otra manera

Mi elección: de Juanjo Oliva

Por último, las horrorosas

Jennifer Lopez. Sin palabras de Zuhair Murad. Hay que tener cara…

Cameron Díaz, con el vestido más feo de Gucci

Bèrénice Bejo. Con un Elie Saab no muy acertado. Viviendo en Francia, yo me hubiera vestido de Valentino y me cambiaría el pelo

 

Mi elección de Valentino

Sandra Bullock. De Marchesa y de un cirujano que le ha dejado la cara irreconocible.

That’s all folks.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LA FERIA DE LAS VANIDADES

Conocer la historia y recordarla es la mejor manera de no volver a repetirla.

No sé si por falta de ideas, porque es una época que nos recuerda a la que estamos viviendo o, sencillamente, porque la estética es tan maravillosa que no se puede superar, pero encuentro que el imaginario de diseñadores, fotógrafos y estilistas recurre en exceso a lo que pasó en el 29, y eso que este número tiene para mí mucha magia.

No sé si la cosa, ya sabemos qué cosa, llega a crack, si es peor o si nos queda un cuarto de hora para ello, pero lo que sí se es que nos están bombardeando con imágenes de la época… a ver si con tanto invocarlos van a venir los espíritus…

Miro la portada de Vanity Fair (edición americana), estamos en la época en que, con motivo de los Oscars, suelen hacer un desplegable con “las nuevas divas de Hollywood”. En esta ocasión están todas vestidas de los años 20/30, aparecen Rooney Mara, Mia Wasikowska, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Elizabeth Olsen, Adepero Oduye, Shailene Woodley, Paula Patton, Felicity Jones, Lily Collins y Brit Marling.

A mí me falta Berenice Bejo, argentina ella (que no americana), que es la única que ha rodado una película como se hacía entonces, muda y en blanco y negro, en cambio han decidido pasarle el look de Louise Brooks a Rooney Mara. I don’t understand.

Sincerely. Adela Leonsegui*


MILLENIUM

 Hay mucha gente que ha terminado detestando, o lo ha hecho siempre, la trilogia de Millenium, yo no soy una de esas personas porque me hizo pasar muy buenos ratos, así que me provoca interés que hoy se estrene la nueva versión del primer libro, los hombres que no amaban a las mujeres.

Noomi Rapace como Lisbeth Salander 2009

Reconozco que la versión anterior, no me gustó demasiado: Noomi Rapace no me parecía muy Lisbeth Salander, no era tan heavy, ni Michael Nyquist era tan atractivo como me pudo parecer Mikael Blomkvist, creo que Rooney Mara y Daniel Craig encajan más en los personajes descritos en el libro.

Rooney Mara. Lisbeth Salander 2012

Por esa razón y por aquél verano en el que sólo se veían libros rojos en la playa, el 1, el 2 o el 3, según la velocidad de lectura de cada uno, estoy dispuesta a darle una segunda oportunidad, yo y mi amiga Lala, seguro.

Sincerely. Adela Leonsegui*