LA FIEBRE DEL ORO

Dolce & Gabbana. Alta Costura primavera/verano 2013

Dolce & Gabbana. Alta Costura primavera/verano 2013

Nos suena tan cercano que no parece un acontecimiento histórico: En la primera década del siglo XIX, debido a una serie de recesiones, quiebras bancarias, el amplísimo desempleo y la gran crisis financiera, muchos estadounidenses emigraron, huyeron en estampida a probar suerte en las reservas auríferas de San Francisco, California. Profesionales de todo tipo renunciaban a sus carreras, se iban hacia el Oeste y aunque las posibilidades de encontrar oro eran escasas o nulas, se largaban a buscar un futuro que se les había puesto muy negro, iban a la aventura de la fiebre del oro.

Leer el resto de esta entrada »


UN JARDÍN EN EL ESTUDIO DE VALENTINO

Maria-Grazia-Chiuri-e-Pierp

Para hacer una colección de primavera/verano un diseñador se puede dar una vuelta por un jardín y encontrar inspiración en colores, degradados, texturas e incluso flores.

Imagino a los “Valentino” (Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli) buscando la iluminación mientras pasean por uno de esos jardines de principios del siglo XX, atravesar la verja de forja llena de filigranas, ver a un lado una celosía por la que trepan las plantas, encontrar por el camino flores pequeñas, algunas diminutas, otras enormes, especies innombrables, llamativas unas, discretas otras, blancas o rojísimas, tan distintas unas a otras y tan inspiradoras.

Leer el resto de esta entrada »


LOS VESTIDOS DE SCARLETT

En su desfile de alta costura para la primavera/verano de 2013 la rusa Ulyana Sergeenko hace un recorrido por una película que cuenta la historia de una bellísima, rica y orgullosa joven, admirada por todos y todas, caprichosa y egoista, enamorada del hombre que se ha comprometido con su prima. En una fiesta en “los doce robles” conoce a un simpático, cínico y apuesto vividor arrogante y aventurero, que sólo piensa en sí mismo, que lo único que desea es hacerse rico y, desde ese mismo día, conquistar el corazón de la hermosa Scarlett.

ulyana_sergeenko24

ulyana_sergeenko1

ulyana_sergeenko21

Ella, está claro, es Scarlett O’Hara, una mujer que sabe manejar a los hombres a su antojo. Está enamorada de Ashley Wilkes y hará todo lo que esté en su mano para conseguir su amor, pero él acaba casándose con Melanie Hamilton. Ella es lo más parecido que tiene Scarlett a una amiga aunque Melanie no sepa que ella no la soporta por estar casada con el hombre que ama. Melanie ve siempre el lado bueno de las personas y piensa que Scarlett no es tan frívola ni indeseable como muchos piensan.

ulyana_sergeenko3

ulyana_sergeenko17

El mundo alegre y despreocupado de fiestas, bailes y banquetes en el que vive desaparecerá al estallar la Guerra de Secesión. Scarlett viaja a Atlanta acompañada de su esclava Prissy y en la ciudad se instala en casa de su tía política Pittypat junto con Melanie. Ambas empiezan a trabajar de enfermeras voluntarias para atender a los heridos de guerra del ejército confederado. Mientras Scarlett a lo hace a disgusto, Melanie es amorosa y atenta con los soldados pues piensa que cualquiera de ellos podría ser su marido.

ulyana_sergeenko23

Pasa el tiempo y en una fiesta para recaudar fondos para la causa rebelde confederada, se reencuentra con Rhett Butler. Se hacen amigos y empiezan a salir juntos, a ir a fiestas, incluso Scarlett piensa que podría estar enamorada de él, aunque luego se niega esa posibilidad, hasta que se llena de celos cuando descubre que Rhett tiene una relación con Belle Watling, la prostituta más famosa de la ciudad.

ulyana_sergeenko27

ulyana_sergeenko6

Atlanta es ocupada por el ejército yanqui, así que después de nacer el hijo de Ashley y Melanie, Scarlett manda a buscar a Rhett y le pide ayuda para escapar. Tras un terrible viaje, exhaustos y aterrados llegan a “Tara” y descubren que la casa no ha sido quemada, pero sí saqueada, casi todos los esclavos han huído y además la madre de Scarlett, Ellen, murió de tifus el día antes de su llegada.

ulyana_sergeenko10

Comienza para Scarlett una dura lucha por sobrevivir. Se convierte en la matriarca, en la jefa de la casa y de la familia, trabaja incansablemente en el campo y obliga a los demás a trabajar tan duro como ella, su personalidad se fortalece y su comportamiento se vuelve cruel y despótico con el único objetivo de salvar a todos del hambre.

ulyana_sergeenko13

ulyana_sergeenko25

Terminada la guerra, los impuestos sobre la plantación de “Tara” alcanzan cifras imposibles y las tierras corren el peligro de ser embargadas. Scarlett acude a Ashley, quien le sugiere que la única persona rica que conoce es Rhett Butler, así que decide utilizar sus encantos para seducirlo y hacer que se case con ella o, sí no lo consigue, convertirse en su amante, pero de cualquier modo conseguir el dinero para salvar a “Tara” y sacar a su familia de la pobreza. Para ello se fabrica un vestido elegante con unas viejas cortinas y se acicala en exceso para evitar que Rhett sospeche que su único interés es su dinero. Rhett está en la cárcel y casi cede a sus encantos, pero en un torpe descuido, Scarlett confiesa sus problemas económicos y tras una discusión, herida y furiosa, se va.

ulyana_sergeenko19

Con artimañas consigue casarse con el viejo Frank Kennedy, de quien su hermana ha estado siempre enamorada y a quien ella desprecia. Se hace cargo de la dirección de los negocios de su marido y consigue hacer mucho dinero. Tras muchos engaños y mentiras, el marido de Scarlett fallece y el día de su entierro Rhett le propone matrimonio, proposición que, a pesar de la oposición de todos, ella acepta de buen grado. La luna de miel es un derroche de riqueza, ostentación y excesos. Rhett la introduce en el mundo de sus amigos ricos de Nueva Orleans, tratando a Scarlett como a una niña consentida.

ulyana_sergeenko5

ulyana_sergeenko20

ulyana_sergeenko11

Scarlett se queda embarazada y da a luz a Eugenia Victoria, a la que todos llamarán Bonnie Blue. Por el cumpleaños de Ashley, Melanie organiza una fiesta sorpresa y pide a Scarlett que lo distraiga en el almacén de madera mientras ella termina los preparativos, entonces entre Scarlett y Ashley se sucede una escena que se presta a ser malinterpretada y que es observada por India (la hermana de Ashley) quien se encarga de que sea conocida por todo el mundo. Rhett y Scarlett tienen una tensa discusión que termina violentamente en el dormitorio de ambos, y aunque al principio Scarlett se resiste, termina cediendo y entregándose con placer al deseo sexual que le produce la agresiva conducta de Rhett.

ulyana_sergeenko26

Después de esa noche Rhett se marcha sin saber que ella se ha vuelto a quedar embarazada. Cuando su marido vuelve, en una nueva discusión le cuenta que está embarazada pero por accidente sufre un aborto que pone en peligro su vida. Rhett se culpa de la desgracia de Scarlett y decide regresar junto a ella, pero su comportamiento ha cambiado y la relación entre ambos sólo se puede calificar de cortés, pero al mismo tiempo ambos son felices con su única hija Bonnie. Nuevas desgracias aparecen en el destino del matrimonio: Bonnie fallece de un trágico accidente mientras trataba de saltar una valla con su caballo y luego Melanie enferma gravemente y también muere.

ulyana_sergeenko2

Rhett dice a Scarlett con palabras hirientes que ahora ella puede tener a Ashley con la bendición de la difunta Melanie (ésta pidió a Scarlett que velara por él) y le dice que ahora ella se puede divorciar para casarse con Ashley. Scarlett grita que no, que está equivocado, pero Rhett se muestra indiferente. Él dice que la confesión de amor de ella llega muy tarde, que piensa marcharse. Scarlett le implora preguntándole: “Si tú te marchas, ¿qué va a ser de mí?”, a lo que Rhett le responde con suave indiferencia: “Francamente querida, me importa un bledo”. Scarlett está segura de que logrará atraer de nuevo a Rhett, irá a “Tara” para pensar en cómo recuperarlo porque, como dice la legendaria frase final de Scarlett, “…después de todo, mañana será otro día”.

ulyana_sergeenko15

Siendo la diseñadora rusa y después de este historión no puedo evitar añadir otra gran frase, la primera de otro novelón, Ana Karenina: “Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada”. Leon Tolstoi dixit.

Sincerely. Adela Leonsegui*

fotografías de vogue.es


LA MÁGICA PLUMA DE GABO

Era inevitable: el olor de las almendras amargas me recordaba siempre el destino de los amores contrariados.

Me aprendí la primera frase de “El amor en los tiempos del cólera” cuando, de manera inevitable, Gabriel García Márquez se convirtió en uno de mis autores favoritos.

Cuando en 1982 le dieron el Nobel de Literatura, hace ahora 30 años, sentí una gran curiosidad por conocer su obra y, por supuesto, leí “Cien años de soledad”. Decidí, era joven, que para el resto de mi vida ningún libro me gustaría tanto como ese pero, siendo lectora, era inevitable que otros libros me cautivaran, aunque de momento es el único que he trileído, una lectura por década.

Para mí era inevitable amar a un autor que se entristeció tanto al matar en “Cien años de soledad” a uno de sus personajes, José Arcadio Buendía, que para embellecer el momento nos regaló una lluvia de flores: “Entonces entraron al cuarto de José Arcadio Buendía, lo sacudieron con todas sus fuerzas, le gritaron al oído, le pusieron un espejo frente a las fosas nasales, pero no pudieron despertarlo.  Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas. Cayeron toda la noche sobre el pueblo en una tormenta silenciosa, y cubrieron los techos y atascaron las puertas, y sofocaron a los animales que durmieron a la intemperie. Tantas flores cayeron del cielo, que las calles amanecieron tapizadas de una colcha compacta, y tuvieron que despejarlas con palas y rastrillos para que pudiera pasar el entierro.”

Philip Treacy p/v 2013

Philip Treacy p/v 2013

Inevitable quedar fascinada ante un enamorado, Mauricio Babilonia, a cuyas apariciones en “Cien años de soledad” precede una multitud de mariposas… ¡Ay!, si los amantes avisaran de esa manera sería mágico verlas aletear al unísono con las que se instalan en nuestro estómago.

Philip Treacy p/v 2013

Philip Treacy p/v 2013

Inevitable embelesarme cuando cuenta en el prólogo del Diccionario Clave (diccionario de uso del español actual de la editorial SM) que tenía cinco años cuando “mi abuelo el coronel me llevó a conocer los animales de un circo que estaba de paso en Aracataca. El que más me llamó la atención fue una especie de caballo maltrecho y desolado con una expresión de madre espantosa. “Es un camello”, me dijo el abuelo.  Alguien que estaba cerca le salió al paso. “Perdón, coronel”, le dijo. “Es un dromedario.””

Philip Treacy p/v 2013

Philip Treacy p/v 2013

Era inevitable no dejarme seducir por quien inventa un barco, la Dorada, para unir por fin en “El amor en los tiempos del cólera” las vidas de Fermina Daza y Florentino Ariza con este diálogo final entre el capitán y el propio Ariza:

-¿Y hasta cuándo cree usted que podemos seguir en este ir y venir del carajo? -le preguntó.

Florentino Ariza tenía la respuesta preparada desde hacía cincuenta y tres años, siete meses y once días con sus noches.

-Toda la vida -dijo.

Philip Treacy

Philip Treacy

Sí, conociéndome, era inevitable.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LA SERENIDAD

La imagen de la mujer oriental que ha llegado a Occidente (no tanto la del hombre quien ha transmitido otra muy distinta), ha sido la de alguien apacible, sosegado y difícilmente alterable. Estado mental y físico privilegiado que me provoca pesar porque nosotras, todo lo contrario, apretamos el paso y los dientes, gritamos y nos estresamos, vivimos en constante movimiento, nos devoran los minutos y vamos inquietas por la vida.

La serenidad más que una cualidad me parece un estado de gracia, otorga claridad de pensamiento, templanza en la toma de decisiones, calma en cada movimiento y estabilidad vital.

Desde principios del siglo pasado nos han llegado de Oriente miles de disciplinas que nos ayudan a acercarnos a ese estado mental de equilibrio: Acupuntura, Digitopuntura, Feng Sui, Meditación, Nuad bo-rarn, Pilates, Shiatsu, Shintoismo, Tai-chi-chuan, Tantra, Taoismo, Raja Yoga, Gñana Yoga, Karma Yoga, entre otras, y posiblemente todas funcionen igual de bien, la elección sólo depende de cada uno. Hay incluso quien se ha habituado a comer sushi y sashimi de manera regular, se dice que somos lo que comemos, como método para llegar a ese plácido estado de la mente.

Creo firmemente que un vestuario contribuye a propiciar un cambio de actitud en una persona. Nunca será igual el talante si la indumentaria está plagada de pedrería que si lo está de tachuelas y pinchos, ni si calzas un zapato deportivo o un tacón de 12 centímetros. La conducta y la postura cambian necesariamente.

El desfile de Haider Ackermann para la primavera/verano de 2013 transmite tranquilidad en las mezclas, sosiego en los tejidos, calma en la manera de caminar, aplomo en el patronaje, moderación en el color y la serenidad de la mujer oriental.

Sincerely. Adela Leonsegui*


MÁS TAMBIÉN ES MÁS

Ya lo dije, frase terrible donde las haya, pero lo dije vía Twitter cuando Elena Anaya apareció: lo mejor de los Goya era el collar de águila de Lanvin.
El tiempo me ha dado la razón, el tiempo, las bloggers y las grandes cadenas de prêt-à-porter. Sabemos que los accesorios son parte importante del vestuario, en ocasiones incluso más que la indumentaria, facilitan el paso del día a la noche sin necesidad de cambiarnos de ropa y pueden convertir un look aburrido y sobrio en otro absolutamente soberbio.
Otra razón de ser de este boom joyero, o bisutero, es que su precio está más al alcance de la mano de cualquier bolsillo que la ropa de las mismas marcas. Esto mismo sucede con las gafas o los perfumes, sabemos que son el gran filón de las casas de moda, así que ¿por qué no abrir un nuevo frente?, una ventana más por la que colar a nuevos compradores que no gastarán una fortuna en trapos, pero que se pueden permitir un capricho que no saqueará sus ya resentidos bolsillos.

Los vimos en las pasarelas y los usaremos este invierno. Aunque el tamaño que manda sea XL, los hay para todos los gustos:

 sobrios en Yves Saint Laurent

Yves Saint Laurent o/i 2012-2013

y Givenchy

Givenchy o/i 2012-2013

en Lanvin, surrealistas,

Lanvin o/i 2012-2013

barrocos

Lanvin o/i 2012-2013

Lanvin o/i 2012-2013

y encadenados

Lanvin o/i 2012-2013

Lanvin o/i 2012-2013

Y no, no pasarán sin pena ni gloria, en verano más, grandes, enormes, colosales, sencillos y complejos, en diferentes materiales

perlas en Chanel

Chanel p/v 2013

Chanel p/v 2013

Chanel p/v 2013

metal en Givenchy

Givenchy p/v 2013

piedras en Giambattista Valli

Giambattista Valli p/v 2013

flecos en Nina Ricci

Nina Ricci p/v 2013

y en Versace

Versace p/v 2013

Versace p/v 2013

color, mucho color, en Dolce & Gabbana

Dolce & Gabbana p/v 2013

y exceso en Gucci

Gucci p/v 2013

Gucci p/v 2013

El deseo de más y más será el lema de los meses venideros, llevémosle la contraria a la sobriedad y a la escasez, este año queremos joyones, auténticos o falsos pero joyones.

Sincerely. Adela Leonsegui*


UN BUEN CHICO VESTIDO DE DIOR

Se veía a legua que era un buen chico, lo llevaba escrito en la raya del pelo, uno de esos que hacía tiempo no me cruzaba.

De línea del pantalón planchada, impoluta. Con su cara lampiña y pulcra, aseado, bello.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

No es que no me agradrba el desaliño, el aparente descuido, pero no como concepto global pues para que funcione hay una premisa, que el hombre en cuestión no pareciera espeso.

No es una cuestión sólo de higiene, eso es básico, se presupone y se ve en las uñas de las manos, va mucho más allá. La premisa es no parecer un vagabundo aunque se imite su indumentaria y eso lo han conseguido muy pocos, así que hay que ir a lo que funciona: la compostura.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Es cierto que este estilo tampoco es fácil sin parecer un repijo, que requiere cierta destreza para no parecer una burda imitación de un dandi, pero hay pautas que no fallan: la chaqueta, el abrigo y los pulquérrimos zapatos.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Seguro que eres un buen chico, se ve a legua, por eso me gustará cruzarme contigo de nuevo, este verano.

Sincerely. Adela Leonsegui*