DE HOMBRES

Está claro que no lo voy a dejar para más adelante, le toca el turno a los hombres.

Existen los hombres-niños y los hombres-hombres, y, como pasa con las mujeres, no es importante el número de músculos, ni la fuerza, ni la longitud, aunque para ellos eso sea determinante.

Vuelve a ser una cuestión de contundencia y, si me apuran, de mandíbula y nariz.

Veamos varios ejemplos que dejen esto bien claro.

Algunos hombres-niño:

Jude Law

Steve Mcqueen

Brad Pitt

Y, por supuesto, Paul Newman

Algunos hombres-hombres:

George Clooney

 Jon Hamm

Robert de Niro

Y, por supuesto, Gregory Peck

Seguro que ha quedado muy claro.

Pero ni unos ni otros pueden luchar contra el daño que una mujer despechada puede llegar a provocar en su ego: os dejo con Paquita la del barrio, que lo explica muy bien.

Sincerely. Adela Leonsegui*