OCHENTA MUSAS DE GAULTIER

La década de los ochenta, hablo a nivel mundial y no de la movida madrileña, es la de los yuppies, el culto al cuerpo, el lujo ostentoso casi hortera, el consumismo, la cirugía estética, la cocaína, el moreno absurdo y la ambición, pero también es la década en que la mujer, de manera generalizada, dejó de ser un mero complemento del hombre y pasó a tener su propia identidad, su propio dinero e incluso sus propios puestos directivos.

Se notó en el ámbito financiero, empresarial, en la manera de vestir y en las muchas y diversas divas del pop que surcaron, algunas todavía lo hacen, las ondas radiofónicas:

La andrógina Grace Jones, con su pelo peinado a cepillo

La angulosa y cambiante Annie Lenox

La provocadora Madonna, su like a virgin

y su corpiño, aunque la gira fue en 1990

La exótica, elegante y femenina Sade

La incombustible Jean Birkin

Las llamativas y combinadas Agnetha y Frida (ABBA)

La discutida Amanda Lear, en persona

Y algunos sorprendentes hombres:

El confuso Boy George

El ambiguo Ziggy Stardust (David Bowie)

Y el inquietante Michael Jackson.

No sé bien si Jean Paul Gaultier ha querido hacer una performace, un teatro o simplemente un homenaje a sus deliciosos ochenta y a sus muchas musas, en cualquier caso el resultado es de lo más evocador.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LA OLA DE McQUEEN

Y Rocío Jurado le cantó a Alexander McQueen

Como una ola tu amor llegó a mi vida

Como una ola de fuego y de caricias

De espuma blanca y rumor de caracolas

Como una ola

Y yo quedé prendida a tu tormenta

Perdí el timón sin darme apenas cuenta

Como una ola, tu amor creció

Como una ola

Sincerely. Adela Leonsegui*