LA BUENA EDUCACIÓN

Perfeccionar y afinar los sentidos, es la entrada del diccionario que más me gusta de las que tiene la palabra educar.

Afinando los sentidos aprendemos a apreciar y a discernir lo que si de lo que no nos gusta y aunque seguramente se sufra más, porque eres capaz de localizar todo lo feo de un solo vistazo, se disfruta también muchísimo más cuando reconoces todos los valores de una música, un libro, un plato o un vestido.

Cuando empezamos a dominar un tema no nos cuesta ningún trabajo seguir aprendiendo, nuestro cuerpo y nuestra mente piden más y en cada avance que hacemos nos vamos preparando para ser mejores. Dejan de impresionarnos los tecnicismos porque se han incorporado a nuestro lenguaje de manera natural y sabemos exactamente lo que significan. Es el desconocimiento lo que provoca temor y, en muchas ocasiones, palabras de desdén por parte de los demás (mi ésto!).

Pero ¿cuál es el secreto para que ese entender no sea impostado y se convierta en parte de nosotros sin darnos apenas cuenta, que seamos capaces de, por ejemplo, disculparnos o dar las gracias sin esfuerzo?. Seguramente el milagro se deba a la repetición, insistir hasta la saciedad. Empezamos a hablar de tanto oir hablar y aprendemos a hablar hablando o a andar andando.

Pero no nos conformemos, no se trata sólo de aprender, es importante perfeccionar porque, y ya no hablo de diccionario, no es lo mismo andar, que es lo que hacemos todos, que caminar que es lo que hace Naomi Campbell, y por favor, no hablemos de su buena educación.

Sincerely. Adela Leonsegui*


DE MUJERES

Me encuentro hoy un par de veces con Marina Abramovic y, me da que pensar en el tipo de mujer que para mí representa. Físicamente me recuerda, y mucho, a Angelica Huston. La razón, aparte de ciertos rasgos físicos que comparten evidentemente, es porque para mí pertenecen, ambas, a un tipo de mujer: la mujer-mujer.

Sí, puedo dividir a las mujeres en dos tipos, sin que para nada tenga que ver su madurez, altura, peso o edad: la mujer-mujer y la mujer-niña. Hay quien es mujer desde que es niña y quien nunca deja de ser niña por muy mujer que sea y ésto sólo tiene que ver con la contundencia y la rotundidad.

En la segunda categoría entran las tipo:

Shirley Maclaine

Jane Birkin

Vanessa Paradis

Y, por supuesto, Audrey Hepburn

De estas dos modelos, la primera, Kate Moss, pertenece a este grupo.

Naomi Campbell es de las otras

Más ejemplos de mujer-mujer:

Angelina Jolie

Rita Hayworth

Ava Gardner

Y, por supuesto, Marilin Monroe

En fin, creo que la cosa queda clara, pero para más señas os dejo un video de una mujer-mujer cantando cosas de mujeres.

Sincerely. Adela Leonsegui*