FESTIVAL ERÓTICO

El imaginario colectivo está plagado de figuras que, de manera recurrente, saltan a las páginas y pasarelas de moda un año sí y otro también.

Se han inspirado miles de desfiles y publicado miles de editoriales con modelos emulando ser Audrie Hepburn en desayuno con diamantes, con mujeres que imitan bien la caída de ojos de Marilyn Monroe (más de una vez le ha tocado a Scarlett Johansson), que hablan de la fuerza del estilo de Katherine Hepburn con fotografías de chicas que, sin tener la personalidad de ella, van ataviadas con pantalones anchos y zapatos planos, otras vestidas como ese ángel azul que interpretara Marlene Dietrich, imitando a Coco Chanel, a Brigitte Bardot, a Grace Kelly y a otras tantas consideradas iconos de moda pero que siempre son las mismas.

Pero hay una serie de iconos, no sé si denominarla categoría, que como punto de inspiración me divierte, no tanto por diferente, sino por la audacia que requiere el trabajo para que el resultado no termine resultando vulgar, son protagonistas de algunas de las mejores películas eróticas de todos los tiempos, posiblemente ya denominadas clásicos en su género, que no han perdido ni un ápice de encanto, modernidad, atrevimiento y belleza estética.

Cuando me encuentro con un desfile o un editorial de este tipo suele venir firmada por las grandes estilistas o diseñadores del mundo. Esta evidencia refrenda mi teoría sobre la dificultad que entraña enfrentarse a este tipo de género.

Las musas eróticas más repetidas son:

Sylvia Christel en Emmanuel, con sus ojos smoke, su pelo setenta, la gran silla de mimbre y una estola tapando su absoluta desnudez

Aquí una editorial de Vogue París de marzo de 2011, el último Vogue de Carine Roitfeld

Charlotte Ramping en Portero de Noche con la característica gorra de plato militar

Y dándole réplica la colección de Marc Jacobs para Louis Vuitton otoño/invierno 2011-2012, con porteros incluidos

Catherine Deneuve en Belle de Jour, a pesar, o mejor aún, gracias a esa ropa interior tan poco erótica

Y una editorial, entre tantas, de Vogue España 2012

Otra imagen potente, la del cartel de la película Lolita

Y al otro lado del ring, Kate Moss en una fotografía de Ellen von Unwerth de 1992

Otra joya, Kim Basinger en Nueve Semanas y Media y su maravilloso streptease

Y su saga de imitadoras, entre otras Paulina Papierska en la portada de Vogue Italia

Y termino con Miss Robinson, Anne Bancroft, en El Graduado, ella, sus trajes de chiffon y sus abrigos de print animal

Y una número uno en cuestiones de estilismo, la gran Giovanna Bataglia

Un punto y aparte merece Soñadores y el triángulo amoroso compuesto por Michael Pitt, Eva Green y Louis Garrel

Y sus tres actores convertidos en protagonistas de moda

Michael Pitt para Prada

Eva Green para Dior

Y Louis Garrel para Hedi Slimane

Después de este repaso estilístico, lo que toca es elegir una de ellas y lanzarse a una tarde de película erótico-festiva.

Sincerely. Adela Leonsegui*


SONRÍA AL FOTÓGRAFO

Helmut Newton. Berlín 1920-2004. Fetichismo, pornografía, erotismo, lujo, glamour, pero eso no es todo, también hay que hablar de meticulosidad, planeamiento y detalle. Hay quien lo considera el mejor fotógrafo del mundo. Enemigo del estudio, procurando fotografiar siempre en entornos cotidianos, absolutamente obsesionado con la mujer, los tacones, la desnudez a la que liberó del cutre-porno, colocándola cerca de la elegancia y el dinero, para ejemplo el libro SUMO, recopilatorio de su trabajo, el libro más caro de la historia de la fotografía.

Richard Avedon. Nueva York 1923-2004. El retrato psicológico exento de adornos era su gran fuerte. Consiguió que las modelos se expresaran ante la cámara con total libertad, aunque su especialidad era agotar a la persona que retrataba con sesiones de hasta cuatro horas. La escena: casi siempre con fondo liso para evitar distracciones. Una parte importante de su obra la dedicó a hacer protesta contra la guerra de Vietnam, pero otra se centró en personajes como Truman Capote, Henry Miller, Humphrey Bogart, Marilyn Monroe, Groucho Marx y a las super modelos que posaban para Dior, como Dovima.

Peter Lindbergh. Lissa, Polonia, 1944. El fotógrafo de las top-models, o sea: Christy Turlington, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Cindy Crawford, Stephanie Seymur y Tatjana Patitz. Convierte en oro todo lo que toca o todo lo que toca ya es oro… Su musa entre las musas, Linda Evangelista.

Mario Testino. Perú 1954. El fotógrafo del lujo y la realeza. Consiguió en una sesión de fotos hacer de Lady Di la mujer bella que todos recordamos, quitándonos de la memoria a la chica rancia que se casó con Carlos de Inglaterra. Fotógrafo de la alta costura y de la élite social: Kate Moss, su favorita, la familia Pitt-Jolie, Madonna, los Casiraghi  y una larga lista de celebrities que, muy posiblemente, le hayan ayudado a impulsar su carrera.

Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin. Amsterdam 1963 y 1961. La pareja experimental de la fotografía de moda. La androginia, el surrealismo o el erotismo son mundos en los que se mueven con soltura. Son la nueva generación, aún no se ha escrito su historia.

Son sólo algunos, pero es un recorrido significativo por la fotografía de moda. Me dejo a muchos, Man Ray, Annie Leibovitz, William Klein,… pero es imposible resumir en este espacio los años de fotografía de moda de todas las revistas.

Sincerely. Adela Leonsegui*


SUEÑOS DE CANNES EN BLANCO Y NEGRO

El festival de cine de Cannes cumple 65 años.

Quizá porque algunas de las fotos más bellas de mis padres están hechas en blanco y negro, es por lo que cuando pienso en Cannes yo vea sus mejores imágenes en esos colores.

Puede que, necesariamente, el festival esté ligado de manera inseparable a la palabra Glamour, eso que nadie es capaz de definir más allá de un “je ne sais quoi” y que yo asocio, también de manera inseparable, a aquellas mujeres de los 50 con sus curvas y sus poses, algunas imposibles e incluso impostadas…

Tal vez, porque los actores europeos, entonces mucho más presentes, estaban hechos de otra madera

O porque, entonces, las niñas sí querían ser princesas y hacían lo posible para ello

Puede que no imagine un martini en el Hotel Martínez en otro color que no sea el blanco y negro. No yo no lo veo.

Y es que lo que tenía aquél festival de Cannes con el que soñábamos eran grandes dosis de la inalcanzable Costa Azul, aquella que no soñábamos ver, ni mucho menos pisar, cuando todo era en blanco y negro.

Sincerely. Adela Leonsegui*


NUMBER FIVE

Fue el primer perfume que comercializó una casa de modas y puede que sea el que cuenta con más leyendas.

Su nombre no es más que el lugar que ocupaba el elegido entre las demás muestras que Coco Chanel olió, el nº 5

Cinco gotas de Chanel nº 5 acompañaban todas las noches a Marilyn Monroe al ir a dormir

La botella, dicen que inspirada en una de whisky, fue reproducida por, cómo no, Andy Warhol

Y luego vinieron todas ellas…

Catherine Deneuve

 Carole Bouquet

Nicole Kidman

Estella Warren

Audrey Tatou

Y próximamente …

.Brad Pitt será protagonista de la próxima campaña de Chanel nº 5, no partenaire

¿Chanel nº 5 unisex? Quizá esa sea su próxima leyenda.

Sincerely. Adela Leonsegui*


DE CUESTAS, CURVAS Y ESQUINAS

Empieza el año y se celebrarán efemérides con grandes exposiciones de pintores, entre otros Gustave Klimt o Eduard Hopper.

Pero hoy, día 6 de enero, la última fiesta de estas vacaciones, lo que se celebra es la gran cuesta, la de enero, que empieza mañana. Y hablando de efemérides y cuestas, hará en septiembre 30 años del fallecicimiento en una carretera empinada de Grace Kelly, cuya vida quieren llevar al cine. Se habla de muchas actrices para protagonizar el biopic, pero ¿quién podría ser ella?, para mí, January Jones (Betty Draper en Mad Men)

Otra mujer en el recuerdo, hará en agosto 50 años de se muerte, es Marilyn Monroe, la mujer de las curvas peligrosas. Se ha filmado una película sobre su vida, protagonizada por Michelle Williams. Aunque es una chica muy mona, creo que se queda un poco corta al lado de esta mujer.

Dos estilos de mujer, la de curvas y la de esquinas.

Sincerely. Adela Leonsegui*