EL GUSTO ES SUYO

Crucero son esas colecciones de verano que se diseñan para que en invierno los ricos puedan disfrutar de ropa nueva antes que lleguen las colecciones de verano. Así es como lo venden, pero en un lenguaje más coloquial y más de toda la vida, crucero no son más que colecciones de entretiempo, la típica ropa de primavera. Se trata de colecciones que, generalmente, no se presentan en desfile, con menor número de prendas y en las que los diseñadores se permiten ciertas licencias.

La colección crucero de Marc Jacobs para 2012/2013 es una mezcla interesante entre lo que hacían Ossie Clark y Celia Britwell con esa fuerza creativa y liberadora de los setenta, con su característico eclecticismo y esa mezcla de tejidos y estampados, que ha sido calificado durante años de mal gusto…

Ossie Clark y Celia Britwell

Ossie Clark y Celia Britwell

… y una intención naif de búsqueda de formas que evocan a la infancia y que, en las siguientes fotografías de su colección crucero, a mi me parece precioso.

Puedo ver en esos zapatos un fetichismo casi infantil, teniendo en cuenta que Marc Jacobs nació en 1963 y que, por tanto, tenía 10 años en el 73. Estos eran los zapatos de las mujeres de su pre-adolescencia.

Actrices, cantantes, las tías, profesoras, amigas de hermanos mayores o la vecina que trabajaba en los grandes almacenes con las uñas largas pintadas de rojo y la sombra azul en los párpados, ellas eran los grandes mitos y la iconografía de un niño sensible como él debe estar llena de esta clase de imágenes.

Luego está la señal del bikini, el mito erótico del puber. Pasará un tiempo hasta que descubra lo que hay debajo.

Y ese día que mamá se vestía de largo porque daba una fiesta, cuando los canapés que sobraban en la cocina eran para nosotros, esos que no tenían desperdicio: cada uno con su palillito encima. Hay que recuperarlos.

Eran momentos económicos muy parecidos a los de ahora, al menos a principios de la década, con una juventud en protesta constante que se inventó el hippie, el retro-kitsch o el punk.

Pero volviendo a la moda de los 70, definitivamente no sé quién define exactamente qué es de mal o buen gusto, aunque opino que hay determinadas premisas, ni por qué lo que nos gusta en un determinado momento se califica de horrible poco después.

Son respuestas que yo no tengo, pero sé que hay quien consigue embellecer lo feo si se lo propone y eso es un gusto.

Sincerly. Adela Leonsegui*


LA LISTA FORBES DE LA MODA

Bernard Arnault: dueño de LVMH (Louis Vuitton Möet Hennessy) la empresa del lujo por excelencia, aglutina más de 60 marcas bajo su ala, entre las que se encuentran Louis Vuitton, por supuesto, pero también Céline, Loewe, Kenzo, Givenchy o Fendi entre otras. Aparece como el 4º hombre más rico del mundo.

François-Henry Pinault: presidente del grupo PPR que cobija bajo su ala a marcas como Gucci, Balenciaga o Yves Saint Laurent, entre otras. Ocupa el puesto 59 de los hombres más ricos del mundo.

Diego Della Valle, su puesto está muy alejado del de los anteriores, el 1.015, pero también forma parte de la lista. Es el señor de la compañía Tod’s (que compró Roger Vivier, Fay, Hogan o Schiaparelli). Forma parte de la junta directiva de, entre otras compañías, LVMH. En una entrevista le preguntaron qué era el poder para él y fue muy claro: tener relaciones en todo el mundo.

Samuel Irving Newhouse:  Presidente de Advance Publication que, entre otros medios, es propietaria de Condè Nast, o sea, de Vogue. Su posición está en el puesto 131 de la lista.

Anna Wintour, directora de Vogue USA desde 1988. Lleva 24 años al frente de una de las revistas más rentables del mundo, esto quiere decir que cientos de anuncios son devorados por millones de ojos, por eso todos pagan por estar en Vogue.

Alguien preguntaba hace muy poco ¿por qué tiene tanto poder?, ¿no existe otra corriente alejada de ella?.

Pues en el mundo del lujo NO.

Ella está más que bien relacionada en Hollywood y en La Casa Blanca, además de sus conocimientos, su inteligencia, buen ojo y la habilidad para imponer su criterio, es responsable del lanzamiento y éxito de muchos de los diseñadores que hoy conocemos como grandes estrellas y también de uniones que funcionaron inesperadamente bien como las de John Galliano para Dior o Marc Jacobs para Louis Vuitton, quienes tienen mucho que agradecerle.

Es empleada de Samuel Irving Newhouse e íntima amiga de Bernard Arnault, François-Henry Pinault y Diego Della Valle, o sea, de todo el grupo del lujo, quienes prácticamente no mueven un peón del tablero sin que, al menos, ella asienta con la cabeza, pues las decisiones que ella ha tomado les han hecho multimillonarios.

Existen otros mundos en la moda, pero no pertenecen a este, sin ir más lejos Inditex ha colocado a Amancio Ortega en el 5º puesto, pero todos sabemos que también Inditex hace y vende lo que Anna Wintour dice.

Sincerely. Adela Leonsegui*


BIENVENIDO MR. JACOB

Cuando me preparo para ver un desfile lo que deseo es ver un show, la ropa ya la veré en las tiendas y será con la que iré vestida. Pero la pasarela es otra cosa, debe dar pistas, claves que se puedan traducir en algo real, pero no debe perder lo que de magia tiene presentar una colección.

Que yo reconozca a uno de los grandes no tiene ningún secreto, cualquiera puede verlo, aunque esta vez me ha sorprendido, y mucho, su… llamémosle inspiración “Vieja Europa”:

el uso del volumen, no muy americano y sí muy FRANCÉS, muy Dior

los tejidos brocados, muy de estilo palazzo ITALIANO

los zapatos con hebilla estilo mosquetero

los desmesurados sombreros, muy al estilo INGLÉS de las carreras de Ascot, si éstas se celebraran en invierno

En fin, lo dicho, todo muy europeo, no sé si hace méritos para coger el puesto de alguien…

Pero a lo que quiero llegar, es la primera vez que encuentro un trocito de España en la Vieja Europa y en este caso me atrevo a decir que nos llevamos la mejor parte. las toquillas de la abuela, que ¿por qué la mejor parte?, será, sin duda alguna, la moda más copiada, y habrá hasta quien las mejore, por no hablar de lo entretenidas que vamos a estar.

Sincerely. Adela Leonsegui*