FAMOSAS, AMIGAS Y ESTUPENDAS

bad blood

Hoy me voy a poner mediática, es lo primero que me ha venido a la cabeza cuando he decidido hablar de Taylor Swift.

No hace falta decir cuáles son sus virtudes: unas piernas valoradas en 40 millones de dólares, una voz con la que ha conseguido ser la artista con más discos vendidos de la historia y una agenda de contactos que no tiene desperdicio. Llama la atención que una mujer tan joven sea capaz de practicar tan bien el Networking y aún más que teniendo tanto éxito no sea una de esas personas, generalmente famosas, insegura y acomplejada a las que sólo les gusta rodearse de otros que no les hagan sombra, tipo Blancanieves y los siete enanitos. Seguro que ella no era tan alta…

Leer el resto de esta entrada »


ESA GENTE EXTRAVAGANTE

Botín de Nicholas Kirkwood o/i 2012-2013

Dice el zapatero Nicholas Kirkwood que una de las cosas que aprendió cuando trabajaba para el mítico sombrerero Philip Tracy, es que la extravagancia es un buen arma para hacerse un nombre. Él desde luego ha puesto en práctica esta máxima y su nombre ahora se escribe con mayúsculas en los pies de muchas mujeres.

La extravagancia no es una cualidad en si misma, lo raro puede resultar sólo chocante e incluso grotesco; para que se asocie a la originalidad y provoque admiración debe tener personalidad, para que sea excepcional ha de responder a un discurso previo, tener un contenido que no haga ridículo lo diferente.

Pero ¿es esta época de arriesgar tanto?. Todas lo son.

Extravagante ha sido la evolución de la cultura del S. XX, todas las artes se han transformado a costa de los propios artistas. A la mayoría de ellos se les ha entendido años e incluso décadas después de que ejecutaran su obra y muchos ya habían desaparecido para entonces. Ahora las cosas son distintas, la democratización de la cultura ha provocado el cambio. La revolución ha sido que ya nadie necesita que alguien le aclare lo que vale y lo que no, lo correcto, lo bello, lo amable, lo que merece la pena ser visto, leído, escuchado, amado. Cada uno selecciona según su criterio, luego, la historia se encargará de lo demás.

Vaslav Nijinsky 1907

En la primera década del S.XX en una Europa occidental  apagada aparecieron los ballets rusos con sus piedras, brillos, dorados y brocados en decorados y vestuario. Llegaron a París en 1909, al principio no era más que un espectáculo, pero pronto toda la población parisina se fascinó de tal modo con la nueva estética venida del Este que se impregnó hasta en la moda y el maquillaje. Parecía imposible que aquellos extravagantes Valsav Nijinski, Anna Pavlova, Vera Fokina o Michail Fokin pudieran causar tanto furor en la mente de la sosa sociedad francesa, pero desde Erté a Poiret, pasando por Isadora Duncan, la reina entre las reinas del espectáculo, cayeron rendidos a sus pies.

Portada de Vogue del año 1911 y de 1918

En 1922 sale a la luz el libro de Victor Margueritte “La Garçonne”. Curiosamente, el libro que dió nombre a las chicas de los 20’s fue censurado por su contenido pornográfico, que no era más que la descripción que hacía de las mujeres: pelo corto, trabajadoras, vestidas con ropa masculina y entregadas al amor libre sin pudores, es decir, la mujer en que se convirtieron las de aquella época y que nunca más quisieron dejar de ser. Las mujeres de los 20’s fueron las primeras liberadas de ataduras y corsets en sentido literal y figurado; alguna como Margueritte Radclyfe Hall y su libro “El pozo de la soledad”, pasaron a ser un referente lésbico.

Margueritte Radclyfe Hall

La amante de las pieles exóticas, la actriz Phyllis Gordon, iba de compras por Londres con su tigre de Kenia atado y un zorro envuelto al cuello. Eran los 30’s, Europa había sufrido la gran guerra y atravesaba después la gran depresión. La miraban, claro que la miraban, su diferencia era evidente y provocadora. Otras fueron tachadas de fulanas, como Marlene Dietrich a la que le fascinaba escandalizar vestida y tocada con ropa de hombre, claro que era fácil llamar la atención con un simple cigarrillo y el pelo despeinado, como Frances Day (en la fotografía es casi una antepasada de Lady Gaga)

Phillis Gordon 1939

Marlene Dietrich

La estrella erótica del cabaret Frances Day

En los 40’s una nueva mujer aparece en el cine: Katherine Hepburn. Seductora, de figura atlética, pose despreocupada y belleza implacable. De ella ha bebido la estética de todas las décadas del siglo XX y lo que va del XXI. La transgresión también vino de la mano de los franceses Jacques Heim y Louis Réard, creadores el biquini, un pecado que lucían las extranjeras y que ninguna española pensó que se pondría.

Katherine Hepburn

En los 50’s la corriente existencialista de Sartre, llamada por los positivistas “corte irracional”, causa furor e impregna el arte. En literatura destacan nombres como Kafka o Hermann Hesse y en el cine Ingmar Bergman e incluso quienes no entendían el existencialismo vestían de negro y pasaban la noche fumando y bebiendo en un club de jazz, por si se les pegaba algo. En la misma década, a alguien se le ocurrió, aberración donde las hubiera, sacar al exterior lo que hasta entonces era la ropa interior de caballero, mezclarla con un vaquero, una cazadora de cuero y un chico muy turbador en “Un tranvía llamado deseo”. Desde entonces la camiseta se ha convertido en un básico del armario masculino y femenino.

Marlon Brando

La música de los 60’s convulsionó al mundo y lo dividió entre un amplio grupo que amaba el rock & roll, se drogaba, gritaba histéricamente a los Beatles o a los Rolling Stones y vestía prét-à-porter, a un lado y, al otro, el de los anclados al ritmo de la música sosegada y a la ropa de costura, es decir, hijos y padres. Ganó el primero. La mujer nunca había vestido de punto hasta que llegó Sonia  Rykel que se convierte en la reina del knitwear cuando decide colocarse una de sus prendas al revés, con las costuras por fuera. Seguramente la miraron de soslayo, pero fueron tantos los encargos, que desde entonces nadie ha conseguido que abandone su trono y tampoco su pelo frito. Y su marca sigue en la brecha.

Sonia Rykel

Los 70’s fueron la década de la democratización del pantalón vaquero, aquella prenda underground, pero además han dejado una gran cantidad de iconos estéticos que creímos desaparecidos y que se han recuperado. Las patas de elefante, los leggins, las uñas negras o el punk. Este último, como por arte de magia, ha pasado del suburbio a las calles comerciales. Esto era el punk antes

Punks en los 70’s

Esto es lo que queda del punk ahora, poco pero muy significativo. Ya no las llaman tachuelas, las llaman tachas y los pinchos no se clavan.

Bolso de Zara. 2012

En los 80’s, época de excesos, milagrosamente y de manera tímida Oriente aparece en nuestra moda de la mano de Kenzo, Rey Kawakubo e Issey Miyake. Plisados, volúmenes desconocidos, plástico y otros materiales nunca usados para vestir se convertirán en lo más moderno y lo más caro. Ahora Oriente lo es todo y, según presagian, lo será aún más.

Corset de plástico de Issey Miyake

En los 90’s llega el minimalismo, que es la simplicidad del rico, cualquier imitación no es más que pobreza, el menos es más se hace mantra, pero siguen en auge las top models, esas excesivas marcianas guapísimas, altísimas y que no se levantaban de la cama por menos de 10.000 dólares. Algunas siguen en activo, se las ve en algún desfile y lo cierto es que se conservan muy bien, es la década en que aparece Kate Moss, rara avis si la comparamos con sus compañeras. De ella se sabe todo, está en todas partes y se levanta de la cama para hacer lo que le da la gana, ya ha ganado dinero suficiente y sigue haciendo su trabajo veinte años después.

kate Moss. Portada de The Face en 1990

De las actuales extravagantes no sabemos si alguna se perpetuará, ellas o su estilo. Quizá ahora son demasiadas.

¿Tendrán Lady Gaga y compañía un discurso perdurable o se desvanecerán como el humo que las trae a los escenarios?

Lady Gaga. L’uomo Vogue 2012

Dejemos que pase el tiempo que nos dirá si lo que veíamos no era más que un disfraz, un comportamiento grotesco o algo verdaderamente original que merecía la pena recordar.

Sincerely. Adela Leonsegui*.


FESTIVAL ERÓTICO

El imaginario colectivo está plagado de figuras que, de manera recurrente, saltan a las páginas y pasarelas de moda un año sí y otro también.

Se han inspirado miles de desfiles y publicado miles de editoriales con modelos emulando ser Audrie Hepburn en desayuno con diamantes, con mujeres que imitan bien la caída de ojos de Marilyn Monroe (más de una vez le ha tocado a Scarlett Johansson), que hablan de la fuerza del estilo de Katherine Hepburn con fotografías de chicas que, sin tener la personalidad de ella, van ataviadas con pantalones anchos y zapatos planos, otras vestidas como ese ángel azul que interpretara Marlene Dietrich, imitando a Coco Chanel, a Brigitte Bardot, a Grace Kelly y a otras tantas consideradas iconos de moda pero que siempre son las mismas.

Pero hay una serie de iconos, no sé si denominarla categoría, que como punto de inspiración me divierte, no tanto por diferente, sino por la audacia que requiere el trabajo para que el resultado no termine resultando vulgar, son protagonistas de algunas de las mejores películas eróticas de todos los tiempos, posiblemente ya denominadas clásicos en su género, que no han perdido ni un ápice de encanto, modernidad, atrevimiento y belleza estética.

Cuando me encuentro con un desfile o un editorial de este tipo suele venir firmada por las grandes estilistas o diseñadores del mundo. Esta evidencia refrenda mi teoría sobre la dificultad que entraña enfrentarse a este tipo de género.

Las musas eróticas más repetidas son:

Sylvia Christel en Emmanuel, con sus ojos smoke, su pelo setenta, la gran silla de mimbre y una estola tapando su absoluta desnudez

Aquí una editorial de Vogue París de marzo de 2011, el último Vogue de Carine Roitfeld

Charlotte Ramping en Portero de Noche con la característica gorra de plato militar

Y dándole réplica la colección de Marc Jacobs para Louis Vuitton otoño/invierno 2011-2012, con porteros incluidos

Catherine Deneuve en Belle de Jour, a pesar, o mejor aún, gracias a esa ropa interior tan poco erótica

Y una editorial, entre tantas, de Vogue España 2012

Otra imagen potente, la del cartel de la película Lolita

Y al otro lado del ring, Kate Moss en una fotografía de Ellen von Unwerth de 1992

Otra joya, Kim Basinger en Nueve Semanas y Media y su maravilloso streptease

Y su saga de imitadoras, entre otras Paulina Papierska en la portada de Vogue Italia

Y termino con Miss Robinson, Anne Bancroft, en El Graduado, ella, sus trajes de chiffon y sus abrigos de print animal

Y una número uno en cuestiones de estilismo, la gran Giovanna Bataglia

Un punto y aparte merece Soñadores y el triángulo amoroso compuesto por Michael Pitt, Eva Green y Louis Garrel

Y sus tres actores convertidos en protagonistas de moda

Michael Pitt para Prada

Eva Green para Dior

Y Louis Garrel para Hedi Slimane

Después de este repaso estilístico, lo que toca es elegir una de ellas y lanzarse a una tarde de película erótico-festiva.

Sincerely. Adela Leonsegui*


SONRÍA AL FOTÓGRAFO

Helmut Newton. Berlín 1920-2004. Fetichismo, pornografía, erotismo, lujo, glamour, pero eso no es todo, también hay que hablar de meticulosidad, planeamiento y detalle. Hay quien lo considera el mejor fotógrafo del mundo. Enemigo del estudio, procurando fotografiar siempre en entornos cotidianos, absolutamente obsesionado con la mujer, los tacones, la desnudez a la que liberó del cutre-porno, colocándola cerca de la elegancia y el dinero, para ejemplo el libro SUMO, recopilatorio de su trabajo, el libro más caro de la historia de la fotografía.

Richard Avedon. Nueva York 1923-2004. El retrato psicológico exento de adornos era su gran fuerte. Consiguió que las modelos se expresaran ante la cámara con total libertad, aunque su especialidad era agotar a la persona que retrataba con sesiones de hasta cuatro horas. La escena: casi siempre con fondo liso para evitar distracciones. Una parte importante de su obra la dedicó a hacer protesta contra la guerra de Vietnam, pero otra se centró en personajes como Truman Capote, Henry Miller, Humphrey Bogart, Marilyn Monroe, Groucho Marx y a las super modelos que posaban para Dior, como Dovima.

Peter Lindbergh. Lissa, Polonia, 1944. El fotógrafo de las top-models, o sea: Christy Turlington, Naomi Campbell, Linda Evangelista, Cindy Crawford, Stephanie Seymur y Tatjana Patitz. Convierte en oro todo lo que toca o todo lo que toca ya es oro… Su musa entre las musas, Linda Evangelista.

Mario Testino. Perú 1954. El fotógrafo del lujo y la realeza. Consiguió en una sesión de fotos hacer de Lady Di la mujer bella que todos recordamos, quitándonos de la memoria a la chica rancia que se casó con Carlos de Inglaterra. Fotógrafo de la alta costura y de la élite social: Kate Moss, su favorita, la familia Pitt-Jolie, Madonna, los Casiraghi  y una larga lista de celebrities que, muy posiblemente, le hayan ayudado a impulsar su carrera.

Inez van Lamsweerde y Vinoodh Matadin. Amsterdam 1963 y 1961. La pareja experimental de la fotografía de moda. La androginia, el surrealismo o el erotismo son mundos en los que se mueven con soltura. Son la nueva generación, aún no se ha escrito su historia.

Son sólo algunos, pero es un recorrido significativo por la fotografía de moda. Me dejo a muchos, Man Ray, Annie Leibovitz, William Klein,… pero es imposible resumir en este espacio los años de fotografía de moda de todas las revistas.

Sincerely. Adela Leonsegui*


OUI C’EST MOI

Maxime Mackendry de la Falaise

Yo, que adoro a Truman Capote, de ser Maxime Mackendry de la Falaise, le hubiera pedido que escribiera mi biografía (hijos y nietos incluidos). Ningún guión mejor para él y ningún escritor mejor para ella a la hora de contar sus tropelías: matrimonio, divorcio, novios, otro matrimonio, títulos nobiliarios, cuernos,  modelo, cocinera, el Vogue, Nueva York, París, … demasiados elementos para dejarlos en el aire sin que nadie de forma a la historia.

Ya sé que hay tantas historias como personas, seguramente unas más interesantes que otras a la hora de contarlas, pero si además los protagonistas son abrumadoramente bellos y exitosos, pues como que te pone más.

Maxime, la madre, modelo en los 50 y 60, fundamentalmente de Elsa Schiaparelli e Yves Saint Laurent, diseñadora, excelente cocinera, con columna propia en Vogue, se casó dos veces, primero con Alain Le Bailly de La Falaise con quien tuvo dos hijos y después, tras varios romances, con John McKendry.

Maxime Mackendry de la Falaise

Como yo no soy Capote y su vida es mucho para un post, hasta aquí puedo leer. No hay más que verla para entender el poder de atracción que en esa época ejercía sobre los hombres y que Cecil Beaton dijera de ella que fue “la única inglesa verdaderamente chic de su generación”.

Loulou de la Falaise

Su hija Loulou, ohlala!, oh Loulou!. Empezó a ser diferente desde su bautizo, no con agua sino con Schoking de Elsa Shiaparelli, ahí es nada. Amiguísima de YSL, de las drogas y de Studio 54, ahí es nada otra vez. También, como su madre, se casó dos veces, primero con un noble irlandés, Desmond Fitzgerald y con el escritor francés Thadée Klossowski de Rola después.

Loulou de la Falaise

Dignísima sucesora de su madre.

Pasemos a Alexis, el hijo. Otro bello. Diseñador de mobiliario (diseño, diseño). Se casó con Louisa Ogilvy, tuvo dos hijos bellos y aparece en pocas fotografías, pero elegidas. Aquí con Viva en la película Tub Girls de Andy Warhol.

Alexis de la Falais

Los hijos de Alexis: una modelo y un chef-modelo.

Lucile, casada con el hijo de Keith Richards, Marlon, es modelo, pero como ya no hay Warhols ni Saint Laurents, sólo su matrimonio y su belleza destacan en su biografía, que no es poco.

Lucile de la Falaise

Termino con Daniel de la Falaise, modelo y chef de la boda de Kate Moss.

Daniel de la Falaise

¿Importa si hace algo más si va a ser recordado sobre todo por eso?.

Sincerely. Adela Leonsegui*


DE MUJERES

Me encuentro hoy un par de veces con Marina Abramovic y, me da que pensar en el tipo de mujer que para mí representa. Físicamente me recuerda, y mucho, a Angelica Huston. La razón, aparte de ciertos rasgos físicos que comparten evidentemente, es porque para mí pertenecen, ambas, a un tipo de mujer: la mujer-mujer.

Sí, puedo dividir a las mujeres en dos tipos, sin que para nada tenga que ver su madurez, altura, peso o edad: la mujer-mujer y la mujer-niña. Hay quien es mujer desde que es niña y quien nunca deja de ser niña por muy mujer que sea y ésto sólo tiene que ver con la contundencia y la rotundidad.

En la segunda categoría entran las tipo:

Shirley Maclaine

Jane Birkin

Vanessa Paradis

Y, por supuesto, Audrey Hepburn

De estas dos modelos, la primera, Kate Moss, pertenece a este grupo.

Naomi Campbell es de las otras

Más ejemplos de mujer-mujer:

Angelina Jolie

Rita Hayworth

Ava Gardner

Y, por supuesto, Marilin Monroe

En fin, creo que la cosa queda clara, pero para más señas os dejo un video de una mujer-mujer cantando cosas de mujeres.

Sincerely. Adela Leonsegui*


KATE MANGOSS

Esta es la nueva campaña de verano de MANGO y no, no es la de Iñaki, esa la hemos visto todos.

Sincerely. Adela Leonsegui*