MÁS TAMBIÉN ES MÁS

Ya lo dije, frase terrible donde las haya, pero lo dije vía Twitter cuando Elena Anaya apareció: lo mejor de los Goya era el collar de águila de Lanvin.
El tiempo me ha dado la razón, el tiempo, las bloggers y las grandes cadenas de prêt-à-porter. Sabemos que los accesorios son parte importante del vestuario, en ocasiones incluso más que la indumentaria, facilitan el paso del día a la noche sin necesidad de cambiarnos de ropa y pueden convertir un look aburrido y sobrio en otro absolutamente soberbio.
Otra razón de ser de este boom joyero, o bisutero, es que su precio está más al alcance de la mano de cualquier bolsillo que la ropa de las mismas marcas. Esto mismo sucede con las gafas o los perfumes, sabemos que son el gran filón de las casas de moda, así que ¿por qué no abrir un nuevo frente?, una ventana más por la que colar a nuevos compradores que no gastarán una fortuna en trapos, pero que se pueden permitir un capricho que no saqueará sus ya resentidos bolsillos.

Los vimos en las pasarelas y los usaremos este invierno. Aunque el tamaño que manda sea XL, los hay para todos los gustos:

 sobrios en Yves Saint Laurent

Yves Saint Laurent o/i 2012-2013

y Givenchy

Givenchy o/i 2012-2013

en Lanvin, surrealistas,

Lanvin o/i 2012-2013

barrocos

Lanvin o/i 2012-2013

Lanvin o/i 2012-2013

y encadenados

Lanvin o/i 2012-2013

Lanvin o/i 2012-2013

Y no, no pasarán sin pena ni gloria, en verano más, grandes, enormes, colosales, sencillos y complejos, en diferentes materiales

perlas en Chanel

Chanel p/v 2013

Chanel p/v 2013

Chanel p/v 2013

metal en Givenchy

Givenchy p/v 2013

piedras en Giambattista Valli

Giambattista Valli p/v 2013

flecos en Nina Ricci

Nina Ricci p/v 2013

y en Versace

Versace p/v 2013

Versace p/v 2013

color, mucho color, en Dolce & Gabbana

Dolce & Gabbana p/v 2013

y exceso en Gucci

Gucci p/v 2013

Gucci p/v 2013

El deseo de más y más será el lema de los meses venideros, llevémosle la contraria a la sobriedad y a la escasez, este año queremos joyones, auténticos o falsos pero joyones.

Sincerely. Adela Leonsegui*


EL COLOR DE GUCCI

Dicen los diseñadores que cualquier cosa puede inspirar una colección.

Cuando ví el vídeo dirigido por Houmam Abdallah para la canción The Rip Tide del grupo Beirut, me pareció de lo más inspirador.

Eso mismo debió pensar Frida Giannini al plantear la colección de Gucci de primavera/verano 2013. Disfrutemos del vídeo y luego seguiremos con Gucci.

Además de la femineidad que respira el desfile, que es evidente por las sedas, los largos volantes, las transparencias, los escotes de vértigo y el joyerío tan maravilloso que, aunque se utiliza en pocas salidas, es muy protagonista, lo que viene inmediatamente a los ojos es el color, como en el vídeo.

El blanco deslumbrante del sol al medio día, cuando está en lo más alto

y luego, también como en el vídeo, un arcoíris de color que se transforma en lluvia de tinta azul

y de diferentes tonos de verde

y de un rosa muy vivo

que se apaga hasta llegar a coral

de tinta amarillísima

y turquesa

Y, por último, un fundido en negro que avisa del fin

Yo no sé si ha sido así, pero ahora que lo pienso, podría ser…

Sincerely. Adela Leonsegui*


LA LISTA FORBES DE LA MODA

Bernard Arnault: dueño de LVMH (Louis Vuitton Möet Hennessy) la empresa del lujo por excelencia, aglutina más de 60 marcas bajo su ala, entre las que se encuentran Louis Vuitton, por supuesto, pero también Céline, Loewe, Kenzo, Givenchy o Fendi entre otras. Aparece como el 4º hombre más rico del mundo.

François-Henry Pinault: presidente del grupo PPR que cobija bajo su ala a marcas como Gucci, Balenciaga o Yves Saint Laurent, entre otras. Ocupa el puesto 59 de los hombres más ricos del mundo.

Diego Della Valle, su puesto está muy alejado del de los anteriores, el 1.015, pero también forma parte de la lista. Es el señor de la compañía Tod’s (que compró Roger Vivier, Fay, Hogan o Schiaparelli). Forma parte de la junta directiva de, entre otras compañías, LVMH. En una entrevista le preguntaron qué era el poder para él y fue muy claro: tener relaciones en todo el mundo.

Samuel Irving Newhouse:  Presidente de Advance Publication que, entre otros medios, es propietaria de Condè Nast, o sea, de Vogue. Su posición está en el puesto 131 de la lista.

Anna Wintour, directora de Vogue USA desde 1988. Lleva 24 años al frente de una de las revistas más rentables del mundo, esto quiere decir que cientos de anuncios son devorados por millones de ojos, por eso todos pagan por estar en Vogue.

Alguien preguntaba hace muy poco ¿por qué tiene tanto poder?, ¿no existe otra corriente alejada de ella?.

Pues en el mundo del lujo NO.

Ella está más que bien relacionada en Hollywood y en La Casa Blanca, además de sus conocimientos, su inteligencia, buen ojo y la habilidad para imponer su criterio, es responsable del lanzamiento y éxito de muchos de los diseñadores que hoy conocemos como grandes estrellas y también de uniones que funcionaron inesperadamente bien como las de John Galliano para Dior o Marc Jacobs para Louis Vuitton, quienes tienen mucho que agradecerle.

Es empleada de Samuel Irving Newhouse e íntima amiga de Bernard Arnault, François-Henry Pinault y Diego Della Valle, o sea, de todo el grupo del lujo, quienes prácticamente no mueven un peón del tablero sin que, al menos, ella asienta con la cabeza, pues las decisiones que ella ha tomado les han hecho multimillonarios.

Existen otros mundos en la moda, pero no pertenecen a este, sin ir más lejos Inditex ha colocado a Amancio Ortega en el 5º puesto, pero todos sabemos que también Inditex hace y vende lo que Anna Wintour dice.

Sincerely. Adela Leonsegui*


MAMÁ CHANEL, HIJA GUCCI

Siempre escuché a mi amigo Alejo decir una frase me me encanta: Dios mío, no me des, ponme donde hay. Genial.

Ahora que el mundo pasa por un momento económico bien jodido, perdón por mi inglés, no sé si habrá suficientes lugares de esos “donde hay” para ponernos todos.

Yo elijo estar donde se ponga Carlota Cashiraghi, que ni mamá Carolina le sacó tanto partido a eso de ser guapa, joven y de buen apellido. La nena currar, lo que es currar, curra poco: una campañita aquí, una fiestecita allá,… pero cómo le cunde!, es de las que tiene y además siempre se pone donde hay. La niña, que ha salido a su abuela!

Sincerely. Adela Leonsegui*


EL COLLAR DE ELENA ANAYA

Mi madre tiene frases buenísimas, supongo que como todas las madres, que he llegado a entender a partir de cierta edad, y no porque me haga mayor, sino porque me van pasando cosas que constatan la gran verdad de algunas de ellas.

Una de esas frases es “te quiero porque te tengo que querer”. Eso es una verdad como un templo, a veces  se quiere aunque no se quiera. Anoche, en la gala de los Goya, pensé que no tengo más remedio que querer un Lanvin, concretando, el look de Elena Anaya y, si me apuran, el collar de águila que algunos medios han considerado excesivo, creo que con poco criterio.

En mi opinión tres actrices estuvieron por encima de la media: Verónica Echegui, Gucci no falla, Leonor Watling, estilazo de Miriam Ocariz, y Elena Anaya, perfecta de Lanvin.

Sincerely. Adela Leonsegui*

Verónica Echegui. Gucci

Leonor Watling. Miriam Ocariz

Elena Anaya. Lanvin