MÍRATE EN TU ESPEJO

Madonna saca hoy disco nuevo. Sí, ya sé que me pongo muy pesada con Madonna, pero es que cuando ella mueve un dedo, al mismo tiempo se mueven millones… de dedos, pies, bocas, dólares y euros.

Pero no hablaré del disco, porque aún no lo he escuchado, quiero hablar de algo que  llama la atención viendo fotografías antiguas y nuevas de la diva, la camaleónica Madonna se mimetiza con sus parejas. Está claro que, además de la cirugía, ella lo llama ejercicio y dieta, su estética ha evolucionado de manera muy favorable a lo largo del tiempo y de sus hombres:

Cutre con Sean Penn

Sado con Carlos León

Pija con Guy Ritchie

Casi casual con Brahim Zaibat

Eso pasa. Se dice que las parejas, al tiempo, terminan o pareciéndose, igual que los dueños y sus perros, o separándose. Es verdad que si dos no tienen aficiones, opiniones y lugares comunes, difícilmente pueden llevar bien una relación, pero tu pareja no debe ser tu espejo y en el caso de esta mujer observo que utiliza su imagen para hacer que sus parejas se sientan cómodas con ella.

Se trata a sí misma como una Barbie, hoy me disfrazo de esto y mañana de lo otro, pero al final, como pasa siempre, la personalidad sale y la cosa no funciona.

No se puede fingir toda la vida lo que uno no es y, como dice mi amiga Desiree, podrán sacar a la niña del pueblo, pero nunca al pueblo de la niña, lo tuyo sale y cuando sale, salió.

Sincerely. Adela Leonsegui*