UN BUEN CHICO VESTIDO DE DIOR

Se veía a legua que era un buen chico, lo llevaba escrito en la raya del pelo, uno de esos que hacía tiempo no me cruzaba.

De línea del pantalón planchada, impoluta. Con su cara lampiña y pulcra, aseado, bello.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

No es que no me agradrba el desaliño, el aparente descuido, pero no como concepto global pues para que funcione hay una premisa, que el hombre en cuestión no pareciera espeso.

No es una cuestión sólo de higiene, eso es básico, se presupone y se ve en las uñas de las manos, va mucho más allá. La premisa es no parecer un vagabundo aunque se imite su indumentaria y eso lo han conseguido muy pocos, así que hay que ir a lo que funciona: la compostura.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Es cierto que este estilo tampoco es fácil sin parecer un repijo, que requiere cierta destreza para no parecer una burda imitación de un dandi, pero hay pautas que no fallan: la chaqueta, el abrigo y los pulquérrimos zapatos.

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Dior primavera/verano 2013

Seguro que eres un buen chico, se ve a legua, por eso me gustará cruzarme contigo de nuevo, este verano.

Sincerely. Adela Leonsegui*