UN JARDÍN EN EL ESTUDIO DE VALENTINO

Maria-Grazia-Chiuri-e-Pierp

Para hacer una colección de primavera/verano un diseñador se puede dar una vuelta por un jardín y encontrar inspiración en colores, degradados, texturas e incluso flores.

Imagino a los “Valentino” (Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli) buscando la iluminación mientras pasean por uno de esos jardines de principios del siglo XX, atravesar la verja de forja llena de filigranas, ver a un lado una celosía por la que trepan las plantas, encontrar por el camino flores pequeñas, algunas diminutas, otras enormes, especies innombrables, llamativas unas, discretas otras, blancas o rojísimas, tan distintas unas a otras y tan inspiradoras.

Leer el resto de esta entrada »


LA ESCALERA DE LOUIS VUITTON

Una de las maravillas de aquellos grandes almacenes de mi infancia eran las escaleras mecánicas, conseguían trasladarme a un mundo sofisticado, moderno, alejado del que vivíamos en esta parte del planeta. Y si eso sentía yo, ni imagino lo que supondría para las mujeres de los cincuenta.

Entiendo que ya no, ahora han sido desbancadas por los ascensores de cristal, que no digo que no tengan su punto, pero ya nada sorprende lo que sorprendía antes.

Esa fascinación ha quedado navegando en mi cabeza y ha vuelto a la vida en forma de desfile, el primero de Louis Vuitton sin logos, ni falta que hace, el damero ha sido suficiente. Un homenaje a los grandes almacenes, a las escaleras mecánicas y a las mujeres tipo Doris Mary Ann von Kappelhoff, es decir, Doris Day.

Sincerely. Adela Leonsegui*


EL VERANO DE GIVENCHY

Ha saltado un ligero levante y me huele a verano, me encanta el verano: te apañas con poca ropa, la luz del día dura más tiempo, saltas de la cama sin pereza, la playa, el mar, … ¡las vacaciones!

Hablando de vacaciones, creo que a todos nos ha sorprendido el referendum que se ha celebrado en Suiza sobre las 6 semanas de vacaciones obligatorias, aumentando en 2 las 4 que ya tienen, porque finalmente se han seguido quedando en 4.

Está claro que las mentalidades y las culturas son diferentes,  pero el clima y las playas también cuentan y evidentemente no es lo mismo aquí que allí y, la verdad, no me crea complejo porque creo que está sobrevalorado eso de trabajar muchas horas y muchos días, lo importante es la calidad, no la cantidad.

En física, la fórmula del trabajo es fuerza por movimiento, así que si no se obtienen resultados las horas de esfuerzo no sirven para nada. Si el referéndum se hubiera hecho en España, me da hasta la risa…el 6 y el 4 es la cara de tu retrato, ¡nosotros habríamos pedido 8!

8 semanas de playa, de mar y de colecciones de verano. Hoy de Givenchy con su ropa de sirena-surfera.

Sincerely. Adela Leonsegui*