LA OLA DE McQUEEN

Y Rocío Jurado le cantó a Alexander McQueen

Como una ola tu amor llegó a mi vida

Como una ola de fuego y de caricias

De espuma blanca y rumor de caracolas

Como una ola

Y yo quedé prendida a tu tormenta

Perdí el timón sin darme apenas cuenta

Como una ola, tu amor creció

Como una ola

Sincerely. Adela Leonsegui*


ENVIDIA PURA

Dicen que el pecado más auténticamente español es la envidia. Yo no sé si la envidia sana existe, creo que son palabras contradictorias, porque la desdicha por el bien ajeno no puede ser saludable bajo ningún concepto. Pero cuando con una sonrisa en la boca, un ligero movimiento de cabeza y un guiño se le dice a alguien ¡qué envidia!, estoy segura que tiene mucho más de piropo que de coraje (en el sentido de ira, no de valor).

He presenciado el desfile de Haider Ackermann con todos los elementos de la envidia piropera hacia las modelos calándome por los cinco sentidos.

EL TACTO. La suavidad de las pieles, tan maleables… al contacto con sus propias pieles

LA VISTA. Se ve a legua, el patronaje es perfecto y nadie que no sea una de ellas se puede permitir ese largo de falda.

EL OLFATO. El olor a calidad de los tejidos que las envuelven.

EL GUSTO. Un gusto exquisito ir vestida con los colores azafrán y mostaza.

EL OIDO. Frank Sinatra cantándoles bajito.

Sincerely. Adela Leonsegui*


MI CUMPLEAÑOS FELIZ

Tengo muy reciente eso de haber cumplido años, tanto tanto que aún lo estoy celebrando. Lo celebro porque, sé que es un tópico, me encuentro fantástica.

Cuando se estrenan libros, películas o discos siempre escuchas a sus protagonistas decir que el último es el mejor por una u otra razón: el más personal, intimista o divertido…

Eso me está pasando con los años, cada vez que cumplo me encuentro mejor. Tengo el pequeño defecto, o la suerte, de no recordar mi edad y cuando me miro al espejo, no me devuelve la mirada de una mujer hecha y derecha, siempre me veo con menos años de los que dice mi DNI, o quizá siempre me han mentido y realmente tengo menos años, o quizá los cuarenta son los nuevos treinta, todo es posible!, pero cumplir, cumplo años y eso no hay quien me lo quite.

Pues si, mientras la salud no falle, seguir cumpliendo años es lo que toca y no vale enfadarse, esconderse o lamentarse, es mucho mejor decirlo a los cuatro vientos, primero para escucharlo tú y hacerte a la idea y después para que lo escuchen los demás, te feliciten con todo el cariño del mundo, brinden por tí y contigo y te hagan muchos regalos.

Ayer Alber Elbaz cumplió diez años al frente de Lanvin y lo celebró con desfile, tarta y fiesta. En el desfile nos enseñó que el azul, el rojo, el amarillo… son el nuevo negro (sí, otra vez), pero que el negro es el negro y eso no hay quien se lo quite.

Sincerely. Adela Leonsegui*


QUE LE CORTEN LA CABEZA!

A hacer un buen corte, eso es lo que enseña mi profe, y no se equivoca: en costura es fundamental. Ha dado un buen ejemplo de ello Peter Dundas en Emilio Pucci, la casa que siempre se caracterizó por los estampados ha cambiado y mucho, esta es una colección fundamentalmente negra, pero con cortes estratégicos y muy sexies, que aligeran un poco tanta seriedad.

Está claro que la evolución de las marcas de moda va ligada a los cambios de sus directores creativos y parece que se avecinan cambios importantes, Jil Sander vuelve a Jil Sander (ironías de la vida, que una tenga que volver a lo que ella creó), Hedi Slimane llega a Yves Saint Laurent y Raf Simons a Dior (más irónico todavía si pensamos en lo que Slimane hizo por Dior homme, que hasta Lagerfeld adelgazó para ponerse su ropa).

Y hablando de cortes y evoluciones, cuando tienes temperamento y eres joven la mezcla es explosiva, no te controlas y puedes estallar en cualquier momento; cuando vas creciendo no es que moderes tu carácter, ese sigue estando ahí, lo que ocurre es que aprendes a hacer los cortes de manga en tu cabeza. Pues eso es lo que estoy pensando en este momento, en un buen corte de mangas: ¿que Raf Simons ocupará el puesto de director creativo de Dior?, ¿que Hedi Slimane sustituirá a Stefano Pilati en Yves Saint Laurent?, pues yo no lo veo ¿por qué no al revés?. Pero bueno, aunque yo ni lo entienda ni lo comparta, manda quien manda y parece que las cosas van a ser así.

Sincerely. Adela Leonsegui*


¿CÓMO ME LA MARAVILLARÍA YO?

Pues eso, que cómo me la maravillaría yo para conseguir esta colección de zapatos y bolsos de Prada tan bestial.

Por los zapatos… muero

Por los bolsos…mato

Tras muchas cavilaciones, sólo tengo tres opciones:

1.- Gastar menos

2.- Ganar más

3.- O como hizo Lola Flores, pedir una peseta a cada español

I love it!

Sincerely. Adela Leonsegui


MISTER LADY EN RALPH LAUREN

A Ralph Lauren le gustan las historias y tiene una capacidad infinita para que el cliente desee formar parte de la suya cuando entra en una de sus tiendas. Él, neoyorkino, nos ha transportado a la serie Downton Abbey, la Inglaterra de principios del S.XX y ahora nosotras queremos tener esa ropa.

Lo que diferencia la colección de Ralph Lauren del vestuario de Downton Abbey es que, en la serie, los hombres, los ricos, visten de sport o de gala según las circunstancias, en cambio las mujeres siempre van de gala. En la colección, Ralph Lauren ha vestido a las mujeres con la ropa de sport de los hombres, para el día y con la de gala, masculina y femenina, para la noche.

Realismo puro, la mayoría de las mujeres de este siglo, no me atrevería a decir todas, estamos muy lejos de ser las chicas Crawley y, ni que decir tiene, la prima Violet Condesa de Grantham, tenemos la mala costumbre de levantarnos temprano para ir a trabajar, en ocasiones hasta en transporte público y, sólo en contadas ocasiones, hay en el horizonte una fiestuqui que nos permitirá dejar el pantalón aparcado y ponernos un vestido.

Sincerely. Adela Leonsegui*


BIENVENIDO MR. JACOB

Cuando me preparo para ver un desfile lo que deseo es ver un show, la ropa ya la veré en las tiendas y será con la que iré vestida. Pero la pasarela es otra cosa, debe dar pistas, claves que se puedan traducir en algo real, pero no debe perder lo que de magia tiene presentar una colección.

Que yo reconozca a uno de los grandes no tiene ningún secreto, cualquiera puede verlo, aunque esta vez me ha sorprendido, y mucho, su… llamémosle inspiración “Vieja Europa”:

el uso del volumen, no muy americano y sí muy FRANCÉS, muy Dior

los tejidos brocados, muy de estilo palazzo ITALIANO

los zapatos con hebilla estilo mosquetero

los desmesurados sombreros, muy al estilo INGLÉS de las carreras de Ascot, si éstas se celebraran en invierno

En fin, lo dicho, todo muy europeo, no sé si hace méritos para coger el puesto de alguien…

Pero a lo que quiero llegar, es la primera vez que encuentro un trocito de España en la Vieja Europa y en este caso me atrevo a decir que nos llevamos la mejor parte. las toquillas de la abuela, que ¿por qué la mejor parte?, será, sin duda alguna, la moda más copiada, y habrá hasta quien las mejore, por no hablar de lo entretenidas que vamos a estar.

Sincerely. Adela Leonsegui*