MILLENIUM

 Hay mucha gente que ha terminado detestando, o lo ha hecho siempre, la trilogia de Millenium, yo no soy una de esas personas porque me hizo pasar muy buenos ratos, así que me provoca interés que hoy se estrene la nueva versión del primer libro, los hombres que no amaban a las mujeres.

Noomi Rapace como Lisbeth Salander 2009

Reconozco que la versión anterior, no me gustó demasiado: Noomi Rapace no me parecía muy Lisbeth Salander, no era tan heavy, ni Michael Nyquist era tan atractivo como me pudo parecer Mikael Blomkvist, creo que Rooney Mara y Daniel Craig encajan más en los personajes descritos en el libro.

Rooney Mara. Lisbeth Salander 2012

Por esa razón y por aquél verano en el que sólo se veían libros rojos en la playa, el 1, el 2 o el 3, según la velocidad de lectura de cada uno, estoy dispuesta a darle una segunda oportunidad, yo y mi amiga Lala, seguro.

Sincerely. Adela Leonsegui*


LA ACADEMIA TIENE RAZÓN

Ahora que nos cambian la ortografía, recuerdo que cuando estudiaba los verbos, las conjugaciones, había una cosa que nunca comprendía demasiado bien, por qué el pretérito perfecto es sólo perfecto y el pluscuamperfecto es plus, o sea, más perfecto todavía, si en el primero las cosas son o no son por sí mismas y en el segundo es condicional.

El pretérito perfecto de “ella está maravillosa en la película” es “ella ha estado de Oscar”, en cambio su pretérito pluscuamperfecto es “ella hubiera estado de Oscar”.

Como en su día no lo hice, el martes pude ver la película La vie en rose (Edith Piaf) que protagonizó Marion Cotillard. En su momento no me creí demasiado el Oscar que ganó como mejor actriz, supuse, mal hecho por mi parte, que estaba sobrevalorada, a ver, ¿no será más fácil copiar un personaje interesante que inventar uno?; después de alucinar con cómo se recrea en la figura de Edith Piaf, me retracto, la academia tiene razón, la Cotillard está de Oscar, y hubiera estado de Oscar sí o sí, porque en su trabajo está pluscuamperfecta.

Sincerely. Adela Leonsegui*