RETRATO DE YVES POR SLIMANE

Ayer fue el último día que en París se exhibían las propuestas de otoño/invierno 2013/2014 para hombre, ya ha empezado la Haute Couture (me froto las manos), pero antes de entrar en faena tengo que hablar del desfile de Saint Laurent.

A Hedi Slimane se le critica por “slimanizar” (me acabo de inventar la palabra pero es muy gráfica) todo lo que toca, pero entiendo que esa es la labor de un director creativo en una casa de moda, de lo contrario bastaría con ir tirando de ayudantes y ayudantes de ayudantes para sacar adelante las colecciones pues son los que han aprendido de los maestros y nada nuevo van a aportar que no sea lo que ellos les han enseñado, así todo seguirá igual por siempre jamás. Pero si pones al frente a alguien con un sello evidente, más aún en el caso de la moda para hombre, entiendo que la firma pretende que se note la marca de quien la dirige, que se lo lleve a su terreno, que haga las cosas a su manera.

Y sí, en el desfile de ayer Hedi Slimane está presente en cada salida, en cada roto y en cada descosido. Volvemos al skinny, al flaco flaquísimo, escuálido y casi esquelético hombre, porque fue lo que dió nombre a Slimane en Dior, porque lo hace muy bien y porque, probablemente, eso sea lo que quieren de él en Saint Laurent.

Un desfile marcado por la silueta slim, en negro oscuro, en negro noche, en negro negrísimo…

ysl-001

ysl-012

ysl-008

ysl-040

ysl-023

ysl-025

…aunque con ciertas concesiones al color, al color gris oscuro casi negro en forma de traje de rayas

ysl-005

Pero también al rojo, al blanco, a los pantalones vaqueros, a los cuadros, a las rayas, a los estampados y al leopardo. A los setenteros tejidos de punto hechos a mano, a las beisboleras y a la piel: a la que cubre y a la que se descubre por las rajas y los boquetes de los pantalones.

ysl-003

ysl-009

ysl-013

ysl-030

ysl-032

ysl-038

ysl-019

 Como novedad, el blanco abrigo de pelo de armiño…

ysl-041

… y algunas chicas en el casting, la señal inequívoca del carácter unisex que quiere dar a la ropa que diseña. Nada es casual: ellas compran mucho para ellos y si además pueden usar la ropa que les compran, tanto mejor.

ysl-036

ysl-042

ysl-002

ysl-006

Seguramente dirán que es egocéntrico, que se ha hecho un homenaje a sí mismo, que el desfile es idéntico a lo que ya hizo para Dior homme en 2007, puede ser; que la marca Slimane está más presente que la marca Saint Laurent, no lo pongo en duda, pero igual nadie se plantea que es el mejor retrato que, en su primer desfile para hombre en la casa, puede hacer del propio Yves:

el flaco entre los flacos

01_yves_saint_laurent_pour_homme

y de negro, siempre de negro

Yves-Saint-Laurent-1969-Photografia-de-Jeanloup-Sieff1

Repito, nada es casual.

Sincerely. Adela Leonsegui*

fotografías de wwd


EMPOLLONES VESTIDOS DE PRADA

El mobiliario diseñado por Rem Koolhaas y la ropa por Miuccia Prada. Promete.

Lo hemos visto en el desfile de Prada hombre para otoño/invierno 2013-2014 y no defraudan ni el uno ni la otra.

Un escenario reproduce un mundo entre futurista y retro, una casa decorada con muebles que bien podrían pertenecer a un “geek” (algo así como un freak de la tecnología y la informática) pasado por el filtro de los años setenta.

En cuanto a la ropa, se ha recreado exactamente lo mismo. Prada trae de los 70’s colores como beige, burdeos, azulón, verde agua, azul plomo, azafrán y mostaza; cuadros medianos, pequeños y milimétricos; jerseys de rayas, como si estuviera hecho a mano con restos de lanas; grandes zapatos, casi ortopédicos; pantalones que se han quedado cortos ¿por el estirón?. Todo mezclado con los pelos de quien está recién levantado, se ha vestido a toda prisa y ha olvidado colocarse bien el cuello de la camisa. Un empollón que sólo necesita sus gafas para andar por el mundo y un enorme gato en el alféizar de la gran ventana.

Todo magistralmente barajado para que resulte creíble y armonioso.

Sincerely. Adela Leonsegui*


AUTOESTIMA VANIDOSA

La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos, de nuestra manera de ser, de comportarnos, de nuestro cuerpo y nuestro carácter. Eso que, a veces, queremos esconder, adornar o falsificar.

Complicada empresa a la que nos enfrentamos porque el mundo despista con colores y sonidos, así que tendrían que encerrarnos, taparnos los ojos y los oídos y escuchar lo que dicen nuestro cerebro y nuestro corazón, que no siempre están de acuerdo.
Cuando llegas a ese estadío en el que eres consciente de ser interesante y valiosa para otras personas, en que eres capaz de actuar según tu criterio sin sentirte culpable o cuando defiendes tu posición sin obcecarte, estamos tomando conciencia de lo que valemos: elevando nuestra estima, pero tengo la ligera sospecha de que el actual concepto de autoestima lleva implícitas cierta arrogancia y vanidad. El autoego y el autobombo son armas poderosas de autoventa, y nos importa, claro que nos importa, la opinión que otros tengan sobre nosotros, aunque en muchas ocasiones digamos que no porque nos hace parecer fuertes e inteligentes, pues la realidad es que somos vulnerables.

Sé que la percepción interior que una persona tiene de sí misma nada debería tener que ver con la que tienen los demás, ni siquiera es comparativa ni competitiva, ni vanidosa, ni perfeccionista, pero ¿no es este mundo en el que vivimos todo lo contrario?.

No estamos aislados, no somos tan puros como suponían los humanistas, estamos impregnados de todo lo que nos rodea y no podemos apartarnos de la sociedad para que la autoestima funcione en su concepto clásico. O quizá, de esta guisa, si…

AF Vandervost o/i 2012-2013

AF Vandervost o/i 2012-2013

AF Vandervost o/i 2012-2013

AF Vandervost o/i 2012-2013

AF Vandervost o/i 2012-2013

AF Vandervost o/i 2012/2013

AF Vandervost o/i 2012/2013

AF Vandervost o/i 2012-2013

Y si la nueva autoestima es vanidosa, siendo la vanidad arrogancia y la arrogancia gallardía, pues sea bienvenida.

Sincerely. Adela Leonsegui*


DECLINAR EL PANTALÓN

Cambio de horario, cambio de armario.

Desde que las mujeres empezamos a usar pantalones con regularidad, digo con regularidad, allá por el cuarenta del siglo pasado, han cambiado mucho las cosas.

La periodista Anne Scott James en 1941

Las primeras los utilizaban por comodidad y por la libertad de movimiento que requerían los nuevos trabajos que empezaron a desarrollar durante la segunda guerra mundial, aquellos que hasta entonces desempeñaban sus maridos, padres o hermanos. Después todo cambió: pasó de uniforme a símbolo de independencia y modernidad hasta llegar a ser lo que es hoy, una prenda imprescindible del armario femenino, sobre todo en invierno.

Si bien al principio la única opción era utilizar pantalones de caballero, la moda encontró un nuevo filón: fabricarlos para las mujeres. Muchas y diversas han sido las formas y tejidos que el pantalón ha adoptado a lo largo de décadas: fantasía, rigor, desaliño, de talles altos o bajos, de patas anchas o estrechas, combinados con chaquetas o descoordinados, … en fin, lo que hayan dado de sí la imaginación, la economía y las pasarelas. Han tenido en poco tiempo más vidas que los fabricados para los hombres quienes durante demasiado tiempo se estancaron en los de tergal y, como licencia deportiva, los vaqueros.

Las mujeres hemos aprendido que, en cuestión de pantalones, todo vale siempre que optes por el que te sienta bien y en eso, al menos este año, la moda ayuda. Parece que la pasarela ha decidido declinar la palabra pantalón y ha sacado a la luz todas sus variedades. Hay modelos para todos los gustos, para todas las tallas, para todas las alturas y hasta para impensables estilismos.

He visto el pantalón ancho anchísimo, modelo que requiere cierta altura pues de lo contrario acorta mucho la figura.

Victor & Rolf o/i 2012-2013

Alexis Mabille o/i 2012-2013

Hay mucho pantalón recto que, como novedad, viene más corto de lo habitual y es el que prácticamente nos sienta bien a todas.

Bárbara Bui o/i 2012-2013

Bárbara Bui o/i 2012-2013

Y si además es negro pues se convierte en el pantalón perfecto.

Bárbara Bui o/i 2012-2013

Bárbara Bui o/i 2012-2013

Encuentro mucho pitillo pesquerillo con un punto far west importante que resulta muy divertido en rosa

Isabel Marant o/i 2012-2013

Isabel Marant o/i 2012-2013

 y en burdeos

Isabel Marant o/i 2012-2013

Isabel Marant o/i 2012-2013

y en blanco

Isabel Marant o/i 2012-2013

y en negro

Isabel Marant o/i 2012-2013

y hasta en gris, a pesar de no ser el gris un color divertido

Isabel Marant o/i 2012-2013

Están los llamados boy friend, se los he quitado a mi novio y me quedan mejor que a él, con un toque femenino incuestionable, ya sea por el color o por las prendas con las que se combina.

Paul & Joe o/i 2012-2013

Paul & Joe o/i 2012-2013

Algún impensable mono que, contra todo pronóstico y a pesar de su regusto ochentero, sienta de maravilla

Cacharel o/i 2012-2013

Otros de tamaño tan extremo que ha mutado en culotte

Thierry Mugler o/i 2012-2013

Incluso quien ha dado un nuevo sentido al traje pantalón. Un buen estilismo si queremos sorprender y esconder.

Chanel o/i 2012-2013

Maison Martin Margiela o/i 2012-2013

Louis Vuitton o/i 2012-2013

Ahora que el pantalón no es símbolo, no reivindica nada, ahora que se ha convertido en un básico e incluso en uniforme de trabajo, de salidas matutinas y nocturnas, de paseos por el campo y la ciudad, hagamos examen de conciencia y de armario y, ya que todo vale, démosle al cuerpo el que nuestro cuerpo necesite.
Sincerely. Adela Leonsegui*


SILENCIO, ES DOLCE & GABBANA

Confieso que durante mucho tiempo me avergonzaba el silencio, no sólo el mío, también el de los demás. No llegaba a entender el motivo y por esa razón me apuraba. Pensaba que callaba quien no tenía nada que decir, quien no tenía opinión, quien no discurría o bien quien no tenía interés.

He escuchado con frecuencia eso de que uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, que me parece muy acertado pero también muy cómodo: quien no habla no yerra. Pero con el tiempo he empezado a valorar este razonamiento pues me he dado cuenta, de un lado, de que no todos los pareceres son juiciosos y de otro, que la prudencia es una excelente invitada en diálogos, discusiones, conversaciones y debates.

Al enfrentarnos a las colecciones de temporada, siempre con seis meses de antelación a la fecha en que utilizaremos la ropa de los desfiles, podemos tener diferentes reacciones que van desde el ¡me encanta! al ¡ni loca!. Luego, cuando la ropa llega a las revistas, interpretadas por estilistas, los “ni loca” se suelen convertir en “me encanta” y, a veces ocurre también lo contrario, aborrecemos aquello que en principio nos pareció soberbio.

Ya no me avergüenza el silencio, llevo con orgullo el mío y agradezco el de los demás, aunque sólo pueda mantenerme callada el tiempo que tarda en salir una colección a la calle: ¡Hurra por el barroco y por las zarinas rusas de Dolce & Gabbana!.

Sincerely. Adela Leonsegui*


APROVECHEMOS EL OTOÑO

Aprovechemos el otoño

antes de que el invierno nos escombre

entremos a codazos en la franja del sol

y admiremos a los pájaros que emigran

Ahora que calienta el corazón

aunque sea de a ratos y de a poco

pensemos y sintamos todavía

con el viejo cariño que nos queda

Aprovechemos el otoño

antes de que el futuro se congele

y no haya sitio para la belleza

porque el futuro se nos vuelve escarcha.

Maravillosa introducción este poema de Mario Benedetti, aunque nada tiene que ver con la estación, para hablar del otoño.

Antes que llegue el invierno y su gran frío, antes que tiritemos por las calles, antes de vestir como El Yeti, tenemos una última oportunidad para que se nos vea la figura, para enfundarnos en vestidos, chaquetas y medias, salir en camisa y pantalón o con suéter de lana, usar abrigos de paño y con una parka o una gabardina cerca por si el cielo se pone negro.

Y ya que puedo elegir, pues lo hago y me paso el otoño en Nueva York con Altuzarra y Jason Wu.

Jason Wu. o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu. o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu. o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu. o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu o/i 2012-2013

Altuzarra o/i 2012-2013

Jason Wu o/i 2012-2013

Aprovechemos el otoño y la piel que aún asoma y si el frío arrecia, arrímate a quien tengas más cerca.

Sincerely. Adela Leonsegui*