REALIDADES

Siempre he escuchado que la realidad supera a la ficción y aunque mi vida hasta ahora no genera guiones, soy consciente de que las vidas de otros dan para varios capítulos o incluso series completas.

Pero la realidad es mucho más que una frase, está compuesta de humores, casualidades, riesgos, oportunidades, decisiones y, por supuesto, personas.

En Lanvin han apostado por la realidad y la próxima campaña será protagonizada por personas reales de entre 18 y 80 años, un camarero, una modista o un corista han posado para Steven Meisel de esta guisa

Dice Alber Elbaz que estaba interesado en llevar esta ropa a la calle de alguna manera, y ver como se ve en diferentes edades y diferentes tallas.

De momento, sin este dato, no pasa de ser una bonita campaña de moda. Habrá que esperar a Septiembre y, vistas todas las fotos, comprobar si la realidad de la que habla Lanvin tiene algo que ver con la vida misma.

Sincerly. Adela Leonsegui*


EL PRIMER ROUND DE LA HIGH COUTURE

Que una casa de costura, sí casa de costura, como Dior llame a un señor como Raf Simons (que además de venir de Bélgica acaba de dejar Jill Sanders) como director creativo es, cuando menos, sorprendente y si además se estrena con una colección de alta costura, supongo que para él ha sido terrorífico.

La moda de Amberes, dejando a salvo la corriente oriental, es la más opuesta a la moda de París y Dior, junto a Chanel y la Torre Eiffel, es París 100%.

Me siento, empieza el desfile y lo primero que llega es negro ¡ups!, me lo espero en YSL pero en Dior…, claro que mirándolo bien:

la chaqueta bar con pitillos me parece sublime

Los abrigos con cinturones metálicos son de una sencillez admirable

O los vestidos con faldas de vuelo, extraordinarios

O todo lo contrario, la silueta lápiz

El fantástico uso del color

Y Alber Elbaz mirando…

Y pensando

Creo que Raf Simon ha conseguido su objetivo, un moderno homenaje a Dior, es lo que se dice traerte las cosas a tu terreno.

Sincerely. Adela Leonsegui*


MI CUMPLEAÑOS FELIZ

Tengo muy reciente eso de haber cumplido años, tanto tanto que aún lo estoy celebrando. Lo celebro porque, sé que es un tópico, me encuentro fantástica.

Cuando se estrenan libros, películas o discos siempre escuchas a sus protagonistas decir que el último es el mejor por una u otra razón: el más personal, intimista o divertido…

Eso me está pasando con los años, cada vez que cumplo me encuentro mejor. Tengo el pequeño defecto, o la suerte, de no recordar mi edad y cuando me miro al espejo, no me devuelve la mirada de una mujer hecha y derecha, siempre me veo con menos años de los que dice mi DNI, o quizá siempre me han mentido y realmente tengo menos años, o quizá los cuarenta son los nuevos treinta, todo es posible!, pero cumplir, cumplo años y eso no hay quien me lo quite.

Pues si, mientras la salud no falle, seguir cumpliendo años es lo que toca y no vale enfadarse, esconderse o lamentarse, es mucho mejor decirlo a los cuatro vientos, primero para escucharlo tú y hacerte a la idea y después para que lo escuchen los demás, te feliciten con todo el cariño del mundo, brinden por tí y contigo y te hagan muchos regalos.

Ayer Alber Elbaz cumplió diez años al frente de Lanvin y lo celebró con desfile, tarta y fiesta. En el desfile nos enseñó que el azul, el rojo, el amarillo… son el nuevo negro (sí, otra vez), pero que el negro es el negro y eso no hay quien se lo quite.

Sincerely. Adela Leonsegui*