EL DEBUT PARISINO DE WANG

alexander

Reconozco que a veces me comporto como el santo del dedo en la llaga. Hay cosas que no me creo hasta que no las veo, claro que cuando me ponen la prueba en las narices no tengo ningún problema en reconocer mi error.

Cuando supe que otro americano, Alexander Wang, venía a hacerse cargo de una casa francesa, Balenciaga, mi incredulidad saltó por encima de su valía. Hago un paréntesis para explicar que lo de otro americano es por Marc Jacobs que lleva años como impecable director creativo de Louis Vuitton. Volviendo a Wang, no podía entender que alguien que hace sport, aunque sea de lujo, tan aferrado a la cultura americana y, por qué no, tan joven, pudiera estar al frente de una casa tan tradicionalmente parisina y me refiero a que fue creada en París en 1945.

Pero como he dicho, me ocupé de meter el dedo en la colección, la vi, la analicé y hasta la descuarticé y no he podido poner un pero. El diseñador ha hecho sus deberes: ha estudiado la herencia de la casa, ha aplicado su savia fresca y el resultado me ha sorprendido gratamente y me ha hecho poner los ojos como platos.

Ha clavado a la perfección los sobrios pero elaborados vestidos negros, esos que, de tenerlos en el armario, lo mismo sirven para un evento en el que se exige etiqueta que en aquellos en los que no.

balenciaga_pasarela_797594270_320x480

balenciaga_pasarela_656078500_320x480

balenciaga_pasarela_643653694_320x480

balenciaga_pasarela_258103546_320x480

balenciaga_pasarela_581612417_320x480

La clásica combinación de blanco y negro, pero que en esta colección resulta cualquier cosa menos clásica.

balenciaga_pasarela_653852690_320x480

balenciaga_pasarela_350671022_320x480

balenciaga_pasarela_226908724_320x480

balenciaga_pasarela_728001005_320x480

Los volúmenes excesivos que deforman la figura para darle un aspecto inverosímilmente femenino

balenciaga_pasarela_886287916_320x480

balenciaga_pasarela_531654745_320x480

balenciaga_pasarela_414729441_320x480

La pura geometría hecha ropa, el uso peculiar de la piel y la marciánica combinación de blanco y blanco.

balenciaga_pasarela_207887215_320x480

balenciaga_pasarela_77263120_320x480

balenciaga_pasarela_105983175_320x480

Encuentro a Balenciaga en los blancos y negros, en cada pliegue, en la sobriedad, en las superposiciones, en la geometría, en las curvas, en las rectas, en los cuellos altos y en los cuellos barco y a Wang en el aspecto futurista que ha dado a toda la herencia del maestro. Quien puso a Alexander donde está sabía lo que hacía.

Sincerely. Adela Leonsegui*



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s