GIVENCHY Y LA VIRGEN BIZANTINA

Riccardo Tisci nos tiene acostumbrados, desde hace tres temporadas, a enseñar sus colecciones de alta costura para Givenchy en plano, sin desfile, sin artificio, por delante y por detrás.

Como si de Vírgenes Bizantinas se tratara, te miran de frente, no hay acción, ni movimiento, ni música, sólo el vestido, casi una túnica y una modelo que no posa.

Entonces sólo te queda mirar el detalle, el color, el tejido, el corte, la costura. Nada invade el espacio que hay entre el traje y yo, no hay elementos que entretengan, que puedan desviar la atención de lo importante, puedo concentrarme y me tomo mi tiempo para observar de la cabeza a los pies: las gafas, los rojos, los flecos, las pieles, los negros. las sandalias, un perro…

 

Y luego la virgen se da la vuelta, es una imagen extraña, me deja todo el protagonismo de la escena, sólo yo actúo, miro, observo

 

 

Y ahora soy yo la virgen bizantina, me quedo paralizada, estática, no hay acción, ni movimiento, ni música, sólo los vestidos en mi cabeza y una modelo que no posa.

Sincerely. Adela Leonsegui*


4 comentarios on “GIVENCHY Y LA VIRGEN BIZANTINA”

  1. Lala dice:

    Sobrio, me gusta.

  2. Javi. dice:

    Más vertical, imposible.

  3. La Tía Petra dice:

    Es muy bonita la colección…muy refinada, elegante, como muy pensada y enriquecida de referentes…esto y el modo de presentrarla le otorgan una sensación de “pesadez” o densidad….mi muy humilde opnión es….yo, que soy prófuga en estas lindes….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s