EXCENTRICIDAD O LOCURA

La excentricidad y la locura son dos estados de la mente que forman parte de la misma moneda, uno por la cara y el otro por la cruz.

La cara del dinero que hace del rico un raro que actúa de un modo peculiar.

La cruz de la pobreza que hace de las extravagancias un desacierto en lugar de una originalidad.

La excentricidad puede llegar a ser divertida, la locura es un problema. Es una cuestión de economía, como casi todo.

Pero me reencuentro con las fotografías de Daniele Tamagni en PHotoEspaña, sus caballeros de Bacongo, y mis argumentos pierden la razón. Locos.

Gentelmen of Bacongo retrata la elegancia de los sapeurs, los miembros de la SAPE (Le Societe des Ambianceurs et des Personnes Elegantes). El origen de esta sociedad parece estar en los años veinte del S.XX, en el lider político y religioso André Grenard Matsoua, quien tras vivir durante años en París regresó al Congo vestido con trajes occidentales que, no hay más que verlo, dejaron una profunda huella.

Ellos y sus códigos, no mezclar más de tres colores, los sombreros, los bastones o los puros y pipas que fuman, a ratos, pues suelen estar apagados para no gastarlos.

Aunque siempre han mirado a París como referente, a donde, como otros a la Meca, deben ir al menos una vez en la vida, ahora hay una corriente que mira hacia Londres, en todas partes cuecen habas…

Al hablar del Congo estoy situando la escena en la pobreza y en la miseria.

Ellos dicen de sí mismos que “un sapeur congoleño es feliz incluso si no come, porque llevando ropa elegante alimentamos el alma y damos placer al cuerpo”. Una frase excéntrica digna del twitter (y sobran 17 caracteres).

Sincerely. Adela Leonsegui*


7 comentarios on “EXCENTRICIDAD O LOCURA”

  1. Pacocano dice:

    Me interesa lo que esta apuesta tiene de terapéutico, de paliativo, de anestesia para cubrir otras miserias. Supongo que, en esa Sociedad a la que pertenecen, manejaran otras asociaciones y “negocios” que los meramente estilísticos.
    En cualquier caso, me parecen inspiradores. De hecho, tengo un pantalón rosa de Jil Sander que no sabía bien cómo combinar y he sacado alguna idea.
    Las fotos, espectaculares, ¿no?

  2. La Tía Petra dice:

    Hay otra dualidad al respecto. Y es aquélla que considera al pobre que es un esteta, como un transgesor. Y al rico esteta como un frívolo. En cualquier caso, y como ya apuntas, se trata de prejuicios….que pueden ser ciertos, pero no necesariamente.

    Me encanta el combinado camisa roja-fajín verde-panatlón amarillo. Viva el fajín!

    • No estoy muy de acuerdo con la primera parte de tu comentario, pero lo hablamos. en cuanto a la segunda ¡que viva!

      • La Tía Petra dice:

        Creo que yo tampoco estoy de acuerdo conmigo….salvo en lo del fajín!

        y por favor, otra cosita que se deriva del post:

        !PIERDA EL MIEDO AL COLOR!…de la ropa

        que hay mucha persona gris monocolor

  3. Javi. dice:

    Gracias por dar a conocer semejante frikada. Como post para comentar, un 10, pero siento ser aguafiestas: si un hermano mío o mi madre se junta con una pandilla que, sin tener para comer, se meten en préstamos para vestir de Hermes, tardo un día en presentar en el Juzgado la demanda de incapacidad, salvo que acepte ir a un psicólogo 🙂 Como bien dices, la excentricidad puede llegar a ser divertida, pero la locura es un problema.

    Si su motivación es el ascenso social, pues están empezando la casa por el tejado. Pero no seré yo quien juzgue lo que hagan en el Congo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s