ME COMÍ MI LOEWE

Como en el cuento de Caperucita, cuando algo te gusta mucho, no puedes evitar querer comértelo, ya sea literal o metafóricamente. Nos pasa con los niños pequeños, ¡me lo como!, de ahí que dice la gente que cuando crezca te arrepentirás de no habértelo comido.

Curiosamente, con la ropa no se ha utilizado nunca esa expresión,  la quieres comprar, estrenar, regalar, … pero comértela jamás. Cada cual tiene sus mitos, yo siempre he querido

Una chaqueta Bar de Dior

Un Birkin de Hermés

Unos zapatos de Prada

Una piel de Loewe

Pero son sólo algunos ejemplos.

El caso es que para una vez que un Loewe cae en mis manos, gracias a Pancracio, no me pude resistir,  y me lo comí.

Sincerely. Adela Leonsegui*


12 comentarios on “ME COMÍ MI LOEWE”

  1. ampharou dice:

    Has visto el nuevo spot de Loewe? A lo peor, en vez de ganas de comértelo, te dan ganas de vomitarlo…

  2. Inma Ferragut dice:

    Que bueno Adela, me ha encantado…no me esperaba el final.¡Genial!

  3. Lala dice:

    No puedo vivir sin este blog!!!!
    Gracias Adel

  4. María dice:

    Eres la más cool… bombones de Loewe!!!! ummmmm …..

    Thanks Adela.

    Bsos mil

  5. Pacocano dice:

    A mí también me ha llegado una cajita de Pancracios Loewe y son alucinantes!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s