EL GÉNERO Y EL SEXO

A ver, si una es mujer, una mujer del S.XXI, no hace falta que se proclame feminista, se nos presume en el código genético que estamos por la igualdad.

Hoy ha habido polémica porque el pleno de la Real Academia Española de la Lengua ha  aprobado un informe en que se recoge lo siguiente: “si se aplicaran las directrices propuestas en las guías de lenguaje  no sexista en sus términos más estrictos, no se podría hablar”. Pues yo, como mujer liberada, trabajadora, independiente y, generalmente, con prisas, estoy muy de acuerdo con ello.

Quizá porque soy española, para más señas andaluza, intento economizar e ir directa al grano cuando hablo, por eso no me parece mal utilizar el masculino como genérico, otra cosa muy diferente es sexualizar el lenguaje dando por supuesto, por ejemplo, que quien limpia es limpiadora.

Cuando hablo o escribo trato de ser bastante genérica, no creo que sea necesario dirigirte personalmente a los hombres y las mujeres que te escuchan, y menos aún usar las “arrobas”, no lo soporto escrito y aún no sé como se pronuncia “trabajador@”.

Cuando escucho, me desespero y aburro si quien habla se interesa más por utilizar un lenguaje no sexista que por todo el contenido de su discurso, a veces esa es la sensación que tengo. Me parece mucho más fácil (no diré sencillo) y más inteligente no sentirse aludida, ahora sí, con a, entender con normalidad el genérico si se usa el masculino y si se quiere evitar este recurso aceptado de manera global en nuestro idioma, sólo queda enriquecer el lenguaje, es la única manera.

En Giambattista Valli entienden de mujeres liberadas, trabajadoras, independientes y, generalmente, con prisas, lo veo en sus zapatos

que también son liberales, divertidas, presumidas y, sexies

a las que nos importa la discriminación en la vida y no el género del lenguaje.

Sincerely. Adela Leonsegui*


8 comentarios on “EL GÉNERO Y EL SEXO”

  1. Pacocano dice:

    Si soy un seguidor fiel de este blog es por post como este.
    Nada más histérico que darse por aludidos en temas que sólo revelan una cortedad de miras propias. No soy sexista por decir los jueces o las víctimas (aunque incluya juezas y ¿víctimos?), lo seré por mi actitud en mis relaciones, no por lo que las convenciones linguísticas me obliguen a decir. ¿A quién le importa la filología en este caso?.
    Igual me río de aquellos que dicen que aceptan las uniones gays si no se les llama matrimonio, ¿de verdad el problema que tienen es con la semántica? ¿o más bien con un cerebro estancado?
    En fin, que a nuestra generación esas discusiones nos coge desfasados -y no somos jovencitos-, así que imaginaos a los que nos siguen.

    Pedazo de post, Adela!!!

  2. Lala dice:

    Sin palabras…

  3. Olga dice:

    Totalmente contigo Adela. Tu reflexión me ha hecho acordarme de la primera vez que escuché “mi médica dice…” ¡Que mal me sonó! No hay que perder el tiempo en pamplinas que nada tienen que ver con el sexismo. El castellano no tiene raíces germánicas que cambian el género de una palabra según el artículo que utilices (incluso convirtiendolo en neutro, cosa que no termina de quedarme clara) Nuestros masculinos y femeninos existen porque así es como ha evolucionado la lengua y punto. No hay que buscar tres pies al gato. Todos somos responsables del uso que damos al lenguaje y cuando hay respeto y educación no caben malinterpretaciones. Me da rabia que el trabajo de las feministas o de cualquier otra minoría que en su día trabajó por un bien común se vea salpicado por algo tan banal como la etimología del lenguaje. ¡Si de Beauvoir levantara la cabeza le daría un síncope!

  4. Javi. dice:

    Pues sí, Adela, ese es el absurdo al que conduce crear “laboratorios de ideas” para colocar a tontitos que, si no es con dinero público, en la vida podrían tener un sueldo decente por su valía profesional. Imagínate lo lejos que llegarían en la empresa privada vendiendo ese discurso. Y encima luego te explican que hay que hacer pedagogía social para que nosotros, pobres ignorantes, entendamos la brillante idea que han tenido.

    Y me encantan los zapatos que sueles llevar.

    • Esta es una respuesta global: ¿no os recuerda al circo eso de señoras y señores?. Pues dice mucho de nuestra clase política y sindicalista. El gran circo en que se ha convertido este país, con sus payasos y todo

  5. Adolfo González dice:

    Me encanta, Adela. Me gusta muchísimo, a ver si aprender todos los que utilizan os/as o @. Esos que después son machistas en sus comportamientos.

  6. María dice:

    Me ha encantado el post, o se dice past…..!, voy con un poco de retraso y lo acabo de leer, por cierto los primeros zapatos pa mí y los segundos pa tí, besitos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s